Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pueblo Originario | February 23, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Los Lules de San Miguel de Tucumán siglo XVI y XVII – “Las Encomiendas” 2º PARTE

Los Lules de San Miguel de Tucumán siglo XVI y XVII – “Las Encomiendas” 2º PARTE

LA PROVINCIA DEL SALÍ: La fuerte presencia de los lules en la Provincia del Salí motivó su cambio de nombre por el de Provincia de los Lules. 

Los lules que se encontraban en San Miguel en la temprana colonización, son aquellos que Lizondo Borda denominaba “lules antiguos” (10), que se habrían establecido en la Provincia del Salí y habrían sido los primeros encomendados.

La Provincia del Salí abarcaba la cuenca del río homónimo. Rodolfo Cruz (1997: 263,265) fija sus límites occidentales en el Valle de Tafí y al igual que Lizondo Borda, en los valles ubicados al oriente de las Cumbres Calchaquíes y de Mala Mala.
En base a la recurrencia de la información documental que ubica a los diferentes pueblos lules junto a los manantiales, como una continuación de los hábitos chaqueños de vida, nos inclinamos por una expansión sobre un eje principal: el Salí y sobre ejes transversales a él, como el río Lules. Hacia el sur, se extendería hasta la desembocadura del Gastona, abarcando ambas márgenes del Salí: la tierra de los Solisita y no hasta Famaillá, como señalaba Lizondo. Hacia el norte los llanos y valles de Trancas/ Choromoros y Burruyacu (Furlong 1941:19).
Es el área que abarcaban a la segunda mitad del siglo XVI y que los españoles percibieron como una unidad que agrupaba numerosos pueblos.
El Salí vertebraba asentamientos lules y tonocotés, ubicados junto a los manantiales que desembocaban en él desde el estero de Marlopa hasta la desembocadura del río de los Solcos o Gastona. Entre ésta y el río Seco, se encontraba el Paso de los  Lules “por el camino viejo que va por el pueblo de Yumansuma a…Santiago del Estero”, ubicado, según Matienzo, a siete leguas de Yumansuma. Comunicaba las dos bandas del río Grande en tierras de los solisita, primer pueblo lule otorgado en encomienda. El nombre solisita, que según Lizondo Borda se compone de Zoli, forma primitiva de “Salí”, que significa henchido, lleno y sita, terminación lule que significa el que es de, o los que son de, y que por tanto quiere decir gente del Salí, abonaría nuestra hipótesis que la Provincia del Salí que tenía como eje principal este río, se extendería hasta la desembocadura del Gastona en cuyas cercanías en esteros vecinos a los solisita estaban los pueblos de chillmansita y bitologita. Más al norte, los maciojita. Por el centro y norte se encontraban asentamientos aislados, como los axitas y duluxita y sobre el Nune (11), hoy la Calera, se encontraba otro paso, una de las entradas de las riberas del Salado, que los lules habrían utilizado en sus desplazamientos. En esta zona, el pueblo lule de Tombostiné ocupaba el Valle del Nío.
La fuerte presencia de los lules en la Provincia del Salí motivó su cambio de nombre por el de Provincia de los Lules. Bañada por una extensa red hidrográfica, constituía un reservorio de agua, con numerosas vertientes. Las lluvias del sudeste, entre 80 y 2000 mm anuales y las temperaturas de entre 18 y 20 gr.c. contribuían a la “espesura de montes”: ceibos, nogales, tipa blanca, lapachos, bosques de cebil, cedros y otras especies. La pesca era abundante al igual que la caza y la miel.
Los pueblos lules camanxita y untiexita encomendados a Melián de Leguisamo, ocupaban el núcleo principal: “el sito viejo del Salí”, en el estero de Marlopa, que luego se llamó Los Manantiales. Allí los sedimentos arenosos cuartarios adquieren mayor espesor, pero su permeabilidad disminuye en relación al piedemonte, por la presencia de mayor cantidad de material loésico. El agua se acumula cerca del piedemonte, circula constantemente por el interior de la llanura y se almacena constituyendo acuíferos, que en estos sedimentos alcanzan las mejores condiciones de explotabilidad en caudal y calidad. Entre enero y abril el balance hídrico es positivo y desciende a valores negativos entre junio y setiembre (Gamundi y Rigazio 1990-91).

Notas:
10- A los que diferenciaba de los “lules modernos”, los lules tonocotés de Machoni.
11- Voz tonocoté que significa enemigo (Lizondo Borda 1938).

Comparte nuestras noticias en las Redes

Submit a Comment

Facebook

}
AllAccessDisabledAll access to this object has been disabledAF175911A481AAA79Pyh4u73Vnf+aKYupPrbb4ZGLWP0DSImcAb1pkgvCX7dR92r8TDK9/WmzToYqlKfkb8xqfTa6rA=