Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pueblo Originario | March 26, 2017

Scroll to top

Top

Los lules de San Miguel de Tucumán en el siglo XVI – XVII – Encomiendas – 4º parte

Los lules de San Miguel de Tucumán en el siglo XVI – XVII – Encomiendas – 4º parte

LOS LEGUISAMO, UNA LARGA HISTORIA CON LOS LULES: por vía de herencia mantuvo en su poder durante más de cien años enormes extensiones de tierras y cuantiosos indios para su servicio.
La familia Leguisamo, que tenía sus raíces por la línea femenina a través de Da Aldonza de Guevara, mujer del capitán Melian de Leguisamo, entre los conquistadores y primeros pobladores de Tucumán: el capitán Juan Núñez de Guevara, era una familia de feudatarios tucumanos que, por vía de herencia mantuvo en su poder durante más de cien años enormes extensiones de tierras y cuantiosos indios para su servicio. Hacia fines del siglo XVII los jesuitas lograron apoderarse de sus tierras de los Lules. Este hecho y la vacancia de la encomienda, terminaron con la larga actuación de los Leguisamo.
El primer encomendero de “los Lules” fue el capitán Juan Núñez Ladrón de Guevara, sobrino del Cap. Juan Núñez de Prado y de Da. Catalina de la Zerda, y fue uno de los primeros alcaldes de San Miguel de Tucumán. Su yerno, el capitán Melián de Leguisamo, de origen vasco, estuvo en 1559 en la fundación de la Ciudad de Córdoba del Calchaquí y fue enviado por el gobernador Pérez de Zurita como procurador ante la Audiencia de Charcas. En 1578 residía en Santiago del Estero.
El alférez Melian de Leguisamo y Guevara, hijo mayor del capitán, estuvo en la “reedificación y población /…/, de la ciudad de Nuestra Señora de Guadalupe, e sucedido el segundo alzamiento/…/ nombrado por capitán de caballería/…/ lugarteniente e capitán a guerra/…/ por D. Juan Alonso de Vera y Zárate /…/” ( AHT Archivo Padilla Carp 23, f. 00071). Se casó con su prima Da Jordana de Trexo, cuyos ancestros fueron los capitanes Miguel de Ardiles, bisabuelo, Joan Pérez Moreno, su abuelo y su padre, el capitán Joan de Escobar, ascendientes estos que le valieron a su marido a la hora de solicitar la merced del potrero natural del Valle de Tafingasta (ver cuadro 2).

1- Cap. Juan Núñez de Guevara
2- Cap. Melián de Leguisamo
3- Aldonza de Guevara
4- Luisa de Guevara
5- Cap. Juan de Escobar
6- Juan de Leguisamo
7- Antón de Leguisamo
8- Christian de Leguisamo
9- Juan Gutiérrez Altamirano
10- Isabel de Leguisamo y Guevara
11- Bernaué García
12- Catalina de Serna
13- Alf. Melián de Leguisamo y Guevara
14- Jordana de Trejo
15- Diego de Leguisamo
16- Juan Jordán de Trejo
17- Juan de Leguisamo
18- Juan de Cevallos Morales
19- Mariana de Leguisamo y Guevara
20- Jinés de Toro Alvarado
21- Jordana de Trejo Leguisamo
22- Diego Sánchez de Figueroa
23- Bernardina de Leguisamo y Guevara
24- Melián de Leguisamo
25- Elena Cano de la Cerda
26- Juliana Faxardo de Tapia

Fuentes: AHT Secciones: Protocolos S.A. ; Judicial Civil S.A. Archivo Padilla. En 1617 el alférez manifestaba tener tres hijos y cuatro hijas (AHT Secc. Jud. Civ. S.A. c1 exp. 4 fs 1y2 ) Bernardina de Leguisamo tuvo otros dos matrimonios: con el Cap. Pedro Bernardo Bohorquez y con Bartolomé Santos de Escobar. Este último fue anulado.

Diferentes tipos de documentos coinciden en que el primer encomendero de Lules, Solcos, Tafíes y Anfamas, fue el capitán Juan Núñez de Guevara, pero otros señalan al alférez como sucesor en segunda vida de su padre, el capitán Melián de Leguisamo. Todo indicaría que el alférez gozó de ese beneficio en tercera vida, como era costumbre generalizada en San Miguel. A su muerte el gobernador Phelipe de Albornoz declaró vacante la encomienda, a lo que se opuso su primogénito, Melián de Leguisamo (nieto). Pasado cincuenta días de la vacancia, Albornoz le otorgó la encomienda bajo dos condiciones: de avecindarse en Tucumán y de contraer matrimonio en el término de cuatro meses con Da. Elena Cano de la Cerda hija legítima del capitán Juan Cano de la Cerda y de Da. Juana de Retamosso, vecinos de Santiago del Estero. Y en caso de no cumplir con esto último, debía pagar a Da. Elena $6000 de a 8 reales.
En 1637, el escribano Martínez Campusano atestiguó en Santiago del Estero, el cumplimiento de este mandato. Debe haber enviudado y vuelto a casar, por cuanto a su muerte le sucedió en segunda vida su mujer, Da. Juliana Faxardo de Tapia. Y el segundo marido de esta, el capitán alonso de Urueña, enfrentó largos pleitos por la sucesión de la encomienda. Uno, con Juan Jordán de Trexo, hermano de Melián de Leguisamo, vecino entonces de Santiago del Estero y otro, con Francisco de Abreu y Figueroa, por la posesión de los lules y solcos que se desgajaron del tronco común para entregárselos junto con los amaichas

Comparte nuestras noticias en las Redes

Facebook

}