Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pueblo Originario | March 26, 2017

Scroll to top

Top

El Nogalito: carta a la Sra. Ministra de Educación Prof. Silvia Rojkés de Temkin

El Nogalito: carta a la Sra. Ministra de Educación Prof. Silvia Rojkés de Temkin

En el Nogalito Tucumán, nos quieren imponer una educación bilingue, cuando en realidad ninguno es indígena. En el 2003 el Sr. Manuel Pérez y unos pocos familiares crearon una falsa comunidad indígena, que ahora, con el apoyo del INAI, fundación ANDHES, UNT y el Ministerio de Educación de la Provincia, quieren idiologizar a nuestros jóvenes, cambiando nuestras raices. Quieren inventar una nueva historia.

Carta de los vecinos a:

Ministra de Educación de la Provincia de Tucumán
Prof. Silvia Rojkés de Temkin (foto)
S/D
____________________________________________________________________

Los habitantes del Nogalito estamos sorprendidos de la rapidez con que se cambian las respuestas. Cuando en el año 2008 hicimos verbalmente el pedido de la apertura de la secundaria en nuestra escuela Nº 222 (foto), nos dijeron que se necesitaba un mínimo de alumnos, que no poseíamos en ese año. Lo pedimos los siguientes años y nos respondieron que no era posible.
Hoy de repente, nos sorprendemos con su presencia y de autoridades del INAI, para inaugurar el inicio del secundario en nuestra escuela; pero he aquí la sorpresa, cuando nos enteramos que es para la educación bilingüe de los indígenas. ¿De qué indígenas, nos hablan? ¿Nos puede explicar?
Estamos cansados de tantas mentiras. Sabemos y reconocemos que nuestra Constitución Nacional dice en su artículo 75 Inciso 17 reconocer la preexistencia de comunidades indígenas en nuestro territorio. Así lo expresa: “Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan, regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargo. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten.” Así mismo la Constitución de nuestra Provincia en su artículo 149 capítulo V dice: “La provincia, garantiza la educación bilingüe e intercultural y el desarrollo político cultural y social de sus comunidades indígenas, teniendo en cuenta la especial importancia que reviste la relación con la Pachamama”.
Lamentamos decirle Sra. Profesora, Ministra de Educación, que lo que nuestras Constituciones Nacional y Provincial dicen no se aplica en nuestro Nogalito. El 24 de noviembre del 2007 setenta y cuatro vecinos del Nogalito entregaron un petitorio a las autoridades. El 10 de marzo del 2008, ciento once vecinos volvieron a firmar un petitorio para ser entregado a las autoridades del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas donde decían:
“Después de casi un mes de espera y al no recibir contestación alguna, volvemos a presentar nuestra urgente petición, pidiendo su intervención. En aquella carta con fecha del 24 de noviembre del 2007 decíamos:
1. No reconocernos descendientes de ningún pueblo aborigen
2. No querer pertenecer a ninguna comunidad aborigen que se establezca en la zona donde vivimos, porque no nos reconocemos con los postulados que la dirigencia aborigen presenta.
3. Tener tanta antigüedad viviendo en el territorio del Nogalito, como aquellos que dicen descender de los aborígenes y con los cuales compartimos, en su mayoría, las mismas raíces.
4. Se nos respete nuestro derecho de propiedad privada.
5. Se establezcan los medios necesarios para que nuestra zona del Nogalito tenga una suficiente atención de salud, educación, seguridad y promoción humana.
6. Se involucren en los problemas de la zona las autoridades competentes y no seamos dirigidos por las autoridades de la comunidad aborigen, fundamentalmente por el deficiente y perjudicial accionar de la dirigencia actual.
7. Que quienes dicen pertenecer a una comunidad aborigen nos respeten y no avasallen nuestros derechos, ni los derechos de las personas que llegan a este lugar.
Hoy, a pesar del intento de diálogo, el Sr. Manuel Joaquín Pérez y quienes dicen ser aborígenes, obsesionados por tener tierras y sin importarles el bien común de las personas del Nogalito, se escudan y justifican sus actos de violencia (intimidación, amenazas, usurpaciones etc.) mencionando la “ley 26160”. Según esta ley de “emergencia”, en su artículo 2º, la posesión de las tierras debe ser: “actual, tradicional, pública y encontrarse fehacientemente acreditada”.
Los aquí firmantes declaramos:
1. Todas las propiedades del Nogalito son privadas. La comunidad aborigen no posee ninguna tierra como propia.
2. No existe en nuestra tradición, posesión de tierras a cargo de quienes dicen ser aborígenes. Tanto ellos, como nosotros, poseemos las tierras que hemos heredado o bien comprado.
3. Públicamente decimos no reconocer los derechos de posesión que dicen tener los miembros de la comunidad aborigen.
4. No conocemos, ni reconocemos además, ninguna documentación fehaciente que acredite la posesión de las tierras que ellos reclaman entre el río Lules y el río Duraznillo, es decir todo el Nogalito.
Volvemos a recordar que todas las propiedades dentro de la localidad del Nogalito son PRIVADAS y como tales pedimos se las respete, sin que se avasallen nuestros derechos, que son constitucionales. De común acuerdo y sin ninguna presión, ejerciendo nuestro derecho de libre expresión firmamos en conformidad “ (siguen 111 firmas de los vecinos).
Después de varios años de esperar que la justicia actúe para dar respuesta a tanta violencia, de parte de los falsos indígenas, conducidos por el Sr. Manuel Pérez y su familia; ahora nos quieren imponer una falsa educación.
En la página perteneciente al Ministerio de Educación de la Provincia de Tucumán, en los “Aportes sobre Lineamientos Curriculares en EIB para la escuela Secundaria, Mayo del 2011” en el punto 5, Las comunidades indígenas actuales en Tucumán, dicen : “En la Provincia de Tucumán existen en la actualidad comunidades integrantes de los Pueblos Diaguita y Lule, Mayoritariamente se encuentran asentadas en los departamentos de Tafi del Valle, Valle Calchaquí, Cumbres Calchaquíes, Valle de Trancas y Lule, su existencia data de hace 10.000 años. Estas evidencias quedan demostradas por los estudios arqueológicos en la zona…Su cosmovisión se mantiene hasta nuestros días y esta basada en el respeto a la PACHAMAMA (Madre Tierra), manteniendo una relación espiritual y material con los seres vivos con un profundo sentido de equilibrio entre el hombre y su entorno. Sus lenguas fueron el KAKAN y el Lule. En la actualidad se conservan palabras de español, quechua y kakan”.
Sra Ministra, no sabemos si reírnos, pero creemos que sería una falta de respeto, por eso le sugerimos que revea lo que han escrito allí, le falta seriedad científica, puesto que los Lules no existieron 10000 años atrás en estas tierras y si alguno de sus historiadores se pone a buscar descubrirá que fueron de origen Amazónico, llegaron a nuestras tierras y que después de ser encomendados huyeron al bosque Chaqueño, para salir de allí y pedir a los españoles se les protegiera de los Tobas que los estaban aniquilando. Esto dio origen en 1717 a la Reducción de San Esteban de Miraflores, que se inició en Salta y tuvo 14 desplazamientos –pasando por el Tucumán actual- , y terminando nuevamente en Salta; recogiendo a su paso los pocos Lules dispersos que quedaban. En Tucumán no existen indígenas Lule, ni muchos de otros pueblos que hoy, con el apoyo del INAI y la fundación ANDHES, están haciendo surgir con un informe de datos falsos elaborado para la Reforma Parcial de la Constitución Provincial en año 2006..
Hasta hace unos años en el Nogalito no existían ni una apacheta ni nada que identificara territorio indígena. El Sr. Joaquín Pérez se ha preocupado de construir varias apachetas en distintas zonas, incluso donde antes había una casa que él mando a quemar.
Más aun, Señora Ministra de Educación, es totalmente falso ese párrafo que dice: “A pesar de la desintegración poblacional, las comunidades siguieron coexistiendo con los nuevos dueños de las tierras, quienes se instalaron en sus territorios luego de serles usurpados. En algunos casos estos pueblos lograron el reconocimiento territorial a través de tratados con la corona española como las Cédulas Reales, cuyos testimonios marcan la continuidad histórica hasta el presente”. Todo lo expresado es inexacto carece de rigor científico estas afirmaciones. La única Cédula Real otorgada por la Corona de España fue al cacique del pueblo de Quilmes en 1716. El Señor Pérez Joaquín y los pocos que le siguen descienden de Don Mateo Cruz y de Doña María Cipriana Ramos, ambos propietarios de un cuarto de manzana en la calle Mendoza casi esquina Salta, al lado del buen Pastor; quienes en 1849 compraron la Estancia Potrero del Nogalito, a Albeana Santillán. Algunos de los hijos de Mateo y Cipriana con el tiempo se radicaron en la estancia y de uno de ellos – Lorenza Cruz – desciende el Sr. Pérez Joaquín y sus familiares. De los demás hijos de Mateo y Cipriana, nuestros tatara tatara abuelos descendemos los demás habitantes del Nogalito que decimos no ser indígenas.
Es ridículo y mentiroso decir que en el Nogalito existen 75 familias Lules según el informe presentado a la Convención Constituyente en 2006. Si llegan a unas 15 de las 118 familias que hay en la zona, entonces deben dar gracias.
Señora Ministra de Educación de nuestra provincia, no queremos que nuestros hijos reciban una educación que no corresponde a nuestras raíces. Si ellos quieren ser indígenas para conseguir tierras y plata del Estado Nacional y Provincial, allá ellos, no es de nuestro interés.
– Rechazamos cualquiera de los contenidos que en sus aportes de los lineamientos curriculares colocan.
– Rechazamos que nuestros hijos comiencen a aprender una lengua que ni siguiera se habla y nadie la conoce, para imponerle una nueva lengua que ninguno de nuestros antepasados la hablaron.
– Rechazamos nos impongan una nueva religión, pues así es presentada en estas tierras y en muchas “La Pachamama”; somos todos cristianos y nuestras raíces así lo marcan, pero esos son datos que ni siquiera el Sr. Joaquín Pérez lo conoce, porque él inventó con la ayuda de sus abogados y el INAI una historia, que nunca existió. Ni él conoce a sus antepasados, debió inventarlos para poder tener personería jurídica. Ríase si le decimos que lo de Etnia Lules lo terminaron decidiendo por las búsquedas en Internet, ya que no sabían cuales podrían ser los pueblos que posiblemente habitaron por la zona.
– Rechazamos tener otra bandera que no sea la Argentina con sus colores celeste y blanco; y no queremos que vuelva a flamear la Wiphala en la escuela como ya lo hicieron en agosto del corriente año en la fiesta del día del niño.
– Rechazamos y consideramos personas no gratas para nosotros a las autoridades del INAI. En particular al Dr. Fernández, ya que él fue el responsable que en setiembre del 2010 llegaran a nuestra tierras agrimensores con el apoyo de Gendarmería Nacional y se entraran a todas las tierras privadas –que tienen títulos y planos- para hacer el falso relevamiento indígena, que aparece mencionado en el informe de la Auditoria General de la Nación que le hicieron al INAI en el 2010. Además les iniciamos un juicio en la Justicia Federal.
– Rechazamos que usted pretenda imponernos una educación que no corresponde a nuestras raíces.
Lamentamos decirle Señora Ministra de Educación, que todo esto es un circo armado, para hacer creer en la existencia de falsas comunidades aborígenes, porque verdaderamente no hay un interés serio por el bien de nuestros jóvenes. NUNCA el INAI, ni ninguna institución aceptó nuestro pedido de que vengan a hablar con los habitantes del lugar para darse cuenta de la gran mentira que existe, por los oscuros intereses económicos que hay por detrás.
Tantas cosas podríamos decirle e informarle, pero no vale la pena cuando no se quiere oír ni ver. Rogamos a usted se abstenga de imponer una falsa educación a nuestros jóvenes. No queremos que sean ideologizados en este mundo de mentiras. Atentamente. (acompañan 30 firmas de vecinos).

Comparte nuestras noticias en las Redes

Facebook

}