Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pueblo Originario | February 23, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Bolivia. Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o estados continentes (Parte III)

Bolivia. Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o estados continentes (Parte III)

Las ONGs en Bo­li­via lo­gra­ron que la Asam­blea del Pue­blo Gua­ra­ni en Iti­ka-Gua­zú (AP­G_IG), ubi­ca­da cerca de los ya­ci­mien­tos de gas más gran­des del país, se be­ne­fi­cie de un Fondo Fi­nan­cie­ro de 14.8 mi­llo­nes de dó­la­res, por diez años re­no­va­bles, pa­ga­do por la pe­tro­le­ra REP­SOL. La APG-IG ex­pli­có, en co­mu­ni­ca­do pú­bli­co, que los fon­dos fue­ron de­po­si­ta­dos en el Banco do Bra­sil, con­ver­ti­do en ase­sor fi­nan­cie­ro del pro­yec­to. El uno por cien­to de la suma ci­ta­da (al­re­de­dor de 148.000 dó­la­res-mes), be­ne­fi­cia a los gua­ra­níes de la zona, el que será in­ver­ti­do en pro­gra­mas de salud, edu­ca­ción y vi­vien­da. El Acuer­do fue apro­ba­do por la APG el 01-XII-2010 y fir­ma­do en acto pú­bli­co ante no­ta­rio, el 29-XII-10. La ONG Niz­cor, que opera en 40 paí­ses, ase­so­ró a la AP­G_IG en su ne­go­cia­ción con REP­SOL, a cuyo acuer­do se su­ma­ron Bri­tish Pe­tró­leum y Pan Amé­ri­can Energy (PAE), que tam­bién ope­ran en los mega cam­pos.

El co­mu­ni­ca­do añade que se trata del pri­mer acuer­do en Amé­ri­ca La­ti­na entre un pue­blo in­dí­ge­na y una mul­ti­na­cio­nal pe­tro­le­ra, por lo que “es­pe­ra­mos que tenga re­per­cu­sio­nes en las prác­ti­cas de la in­dus­tria pe­tro­le­ra, sien­do tam­bién un apor­te es­pe­cí­fi­co y con­cre­to a las reivin­di­ca­cio­nes de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas bo­li­via­nas y la­ti­noa­me­ri­ca­nas”.

La in­for­ma­ción fue di­fun­di­da por el “El País”, de Ta­ri­ja, en sus edi­cio­nes del 8, 9 y 12 de di­ciem­bre de 2011.​El con­ve­nio abrió pers­pec­ti­vas de otras alian­zas entre trans­na­cio­na­les y el in­di­ge­nis­mo en Amé­ri­ca La­ti­na. La fun­da­do­ra y pre­si­den­ta de First Peo­ples World­wi­de (FPW), Re­be­ca Adam­son, des­ta­có que “El Fondo de In­ver­sión Itika Guasu es un gran logro para todos. Con fre­cuen­cia es­cu­cha­mos a los fi­nan­cia­do­res decir que no pue­den fi­nan­ciar a los pue­blos in­dí­ge­nas di­rec­ta­men­te por­que ca­re­cen de ca­pa­ci­dad. Pasar por alto ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des como las de­mos­tra­das por los gua­ra­níes de la Itika Guasu de­bie­ran lle­var al mundo fi­lan­tró­pi­co a re­pen­sar sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y re­la­cio­nes con las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, por­que ahí fuera hay mu­chas más ex­pe­rien­cias exi­to­sas como ésta”.[1] FPW es una de los 28 miem­bros del Glo­bal Phi­lanth­ropy Com­mit­tee del Coun­cil on Foun­da­tions, junto con la Ro­cke­fe­ller Foun­da­tion y la Open So­ciety Foun­da­tion de Geor­ge Soros y tiene nexos con las fun­da­cio­nes Ford y Bush.[2]

El con­ve­nio, pese a su su­pues­to ca­rác­ter pú­bli­co, fue man­te­ni­do en re­ser­va hasta que el re­pre­sen­tan­te ta­ri­je­ño en el di­rec­to­rio de YPFB, Luís La­fuen­te, hizo saber que los gua­ra­níes se opo­nían a la am­plia­ción del ga­so­duc­to Villa Mon­tes (ciu­dad cer­ca­na a los mega cam­pos) y Ta­ri­ja. El acuer­do APG – Rep­sol con­tra­vino a la NCPE, la que, pese a su ca­rác­ter in­di­ge­nis­ta, pres­cri­be que YPFB es la única em­pre­sa fa­cul­ta­da para ocu­par­se de la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción de hi­dro­car­bu­ros y que no podrá trans­fe­rir sus de­re­chos u obli­ga­cio­nes en nin­gu­na forma o mo­da­li­dad, tá­ci­ta o ex­pre­sa, di­rec­ta o in di­rec­ta­men­te (Ar­tícu­lo 361). Por su parte, el “De­fen­sor del Pue­blo de Ta­ri­ja”, An­drés Ta­bla­da, ad­vir­tió que había sur­gi­do en el país una es­pe­cie de “Super Es­ta­do”, ya que no se le per­mi­tió in­gre­sar a la zona gua­ra­ní, por no haber ob­te­ni­do pre­via­men­te una au­to­ri­za­ción de la APG. Las pe­tro­le­ras tam­bién lo­gra­ron acuer­dos con in­dí­ge­nas de la ama­zo­nía pe­rua­na, según re­ve­ló Jaime Co­ri­se­pa, Pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal del Río Madre de Dios y Afluen­tes (FE­NA­MAD-PE­RU), quien de­cla­ró que la FE­NA­MAD san­cio­nó a di­ri­gen­tes que fa­vo­re­cie­ron a las pe­tro­le­ras Hunt Oil y Rep­sol-YPF para que in­gre­sen a la Re­ser­va Co­mu­nal Ama­ra­kae­ri.[3]

 

La otra opción: los estados continentales

Si al­guien se atre­vie­ra a pre­gun­tar, en al­gu­na reunión aca­dé­mi­ca o so­cial ¿cuá­les son los apor­tes de Amé­ri­ca La­ti­na al pen­sa­mien­to uni­ver­sal?, pro­vo­ca­ría des­pec­ti­vas son­ri­sas. Todos sa­be­mos, di­rían, que La­ti­noa­mé­ri­ca es una re­gión vacía de ideas pro­pias, ya que todo vino de Eu­ro­pa y, en menor me­di­da, de otras la­ti­tu­des. Luego re­cor­da­rían que, en los úl­ti­mos 500 años, del viejo mundo llegó el cris­tia­nis­mo y el ateís­mo, el li­be­ra­lis­mo, el mar­xis­mo y el anar­quis­mo, el idea­lis­mo, el ma­te­ria­lis­mo y el ag­nos­ti­cis­mo, el ra­cis­mo y el in­di­ge­nis­mo, el po­si­ti­vis­mo y el irra­cio­na­lis­mo. La enu­me­ra­ción com­ple­ta sería in­ter­mi­na­ble. Sin em­bar­go, en Oc­ci­den­te se ig­no­ran por lo menos dos apor­tes im­por­tan­tes: El mes­ti­za­je y la pro­pues­ta de lo na­cio­nal po­pu­lar. La con­cep­ción del mes­ti­za­je fue sis­te­ma­ti­za­da por el me­xi­cano José Vas­con­ce­los, en su libro “La Raza Cós­mi­ca”, la que surge desde la pro­pia ori­gi­na­li­dad de la Amé­ri­ca mo­re­na, ya que en su suelo se fu­sio­na­ron tres gran­des tron­cos de la fa­mi­lia hu­ma­na: La asiá­ti­ca, que al cru­zar el es­tre­cho de Be­ring, co­men­zó a po­blar estas tie­rras. La afri­ca­na, con sus miles de es­cla­vos arran­ca­dos de sus co­mu­ni­da­des y la mez­cla eu­ro­pea, se­gui­da de olas mi­gra­to­rias. “La Raza Cós­mi­ca” es, en con­se­cuen­cia, la ma­triz de una nueva era ci­vi­li­za­do­ra y es­pe­ran­za de aca­bar con gue­rras fra­tri­ci­das, razón por la que de­be­ría con­ver­tir­se en el deber ser de los seres hu­ma­nos. Es la raza sín­te­sis o raza in­te­gral, hecha con el genio y la san­gre de todos los pue­blos. Es fu­sión y puen­te de razas más só­li­do que todas las razas an­te­rio­res. Vas­con­ce­los re­cuer­da que “en la his­to­ria no hay re­tor­nos, por­que toda ella es trans­for­ma­ción y no­ve­dad. Nin­gu­na raza vuel­ve: cada una plan­tea su mi­sión, la cum­ple y se va. Esta ver­dad rige en los tiem­pos bí­bli­cos y en los nues­tros… En el suelo de Amé­ri­ca ha­lla­rá tér­mino la dis­per­sión, allí se con­su­ma­rá la uni­dad por el triun­fo del amor fe­cun­do y la su­pera­ción de todas las es­tir­pes”. [4]

El libro fue pre­ce­di­do por la con­vo­ca­to­ria que hizo Vas­con­ce­los, en 1921, en su ca­li­dad de mi­nis­tro de Edu­ca­ción de su país, al pri­mer con­gre­so mun­dial de es­tu­dian­tes, al que asis­tie­ron tam­bién es­tu­dian­tes chi­nos. En la opor­tu­ni­dad, se pun­tua­li­zó que los la­ti­noa­me­ri­ca­nos de­be­mos ser tra­ta­dos como igua­les, pero exi­gien­do el mismo trato para todos los paí­ses y cul­tu­ras. En el con­gre­so se pun­tua­li­zó que el pa­trio­tis­mo la­ti­noa­me­ri­cano que no esté arrai­ga­do en Coaut­he­moc y Atahua­ll­pa ca­re­ce­rá de sos­tén, pero, al mismo tiem­po, es ne­ce­sa­rio re­la­cio­nar­lo con su fuen­te his­pa­na. La vi­sión de “Raza Cós­mi­ca” abar­ca lo eco­nó­mi­co, ya que las na­cio­nes deben dis­fru­tar de sus pro­pias ri­que­zas. El texto se pu­bli­có des­pués de la enor­me in­fluen­cia que sus­ci­tó el libro “En­sa­yo sobre la De­sigual­dad de las Razas Hu­ma­nas”, del Conde Art­hur De Go­bi­neau, para quien la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es la his­to­ria de las lu­chas entre razas su­pe­rio­res e in­fe­rio­res. El libro de Go­bi­neau se trans­for­mó en una de las ideas-fuer­za del siglo XX: el mito de la san­gre del na­cio­nal so­cia­lis­mo ale­mán. El tam­bién fran­cés, Gus­ta­vo Le Bon, aña­dió que peor que las razas in­fe­rio­res es la mez­cla ra­cial. Como es obvio, Go­bi­neau y Le Bon son im­por­tan­tes ins­pi­ra­do­res del na­zis­mo.[5] Vas­con­ce­los sis­te­ma­ti­zó apor­tes de quie­nes en Amé­ri­ca La­ti­na ya ad­vir­tie­ron la im­por­tan­cia del mes­ti­za­je. Así, por ejem­plo, ape­nas 36 años des­pués del arri­bo de los es­pa­ño­les al Perú, la pro­li­fe­ra­ción de mes­ti­zos alar­mó al li­cen­cia­do Cas­tro, quien, en carta al Rey de Es­pa­ña, le decía: “Hay tan­tos mes­ti­zos en estos reinos y nacen cada hora que es me­nes­ter que Vues­tra Ma­jes­tad mande en­viar cé­du­la que nin­gún mes­ti­zo ni mu­la­to pueda traer arma al­gu­na ni tener ar­ca­buz en su poder, so pena de muer­te, por­que esta es una gente que an­dan­do el tiem­po ha de ser muy pe­li­gro­sa y muy per­ni­cio­sa en esta tie­rra”.[6]

Los pro­duc­tos del mes­ti­za­je la­ti­noa­me­ri­cano fue­ron enu­me­ra­dos por Simón Ro­drí­guez, el maes­tro del Li­ber­ta­dor, de la si­guien­te ma­ne­ra: “Te­ne­mos hua­sos, chi­nos y bár­ba­ros, gau­chos, cho­los y hua­chi­nan­gos, ne­gros, prie­tos, se­rra­nos, ca­len­ta­nos, in­dí­ge­nas, gente de color y de ruana, mo­re­nos, mu­la­tos y zam­bos, blan­cos por­fia­dos y patas ama­ri­llas, y una chus­ma de cru­za­dos, ter­ce­ro­nes, cuar­te­ro­nes, quin­te­ro­nes y salta atrás, que hace, como en bo­tá­ni­ca, una fa­mi­lia de crip­tó­ga­mos. Ese mes­ti­za­je es, ade­más, un mes­ti­za­je de mes­ti­za­jes. Sus tres in­gre­dien­tes bá­si­cos eran ya mes­ti­zos de an­te­mano. Los es­pa­ño­les del Re­na­ci­mien­to eran ya uno de los pue­blos más abi­ga­rra­da­men­te mes­ti­zos del mundo. Por suelo es­pa­ñol pa­sa­ron las más di­ver­sas na­cio­nes, in­clu­so desde antes de la lle­ga­da de los ro­ma­nos a la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, y cada una dejó allí su hue­lla bio­ló­gi­ca y es­pi­ri­tual. El mismo nom­bre de Ibe­ria, de ori­gen grie­go, es an­te­rior a la im­po­si­ción de la len­gua la­ti­na en el te­rri­to­rio his­pá­ni­co…

“Mes­ti­zos eran tam­bién los in­dí­ge­nas que los es­pa­ño­les en­cuen­tran del lado de acá de la mar océa­na. Az­te­cas, mayas, incas, chib­chas, ai­ma­raes, ca­ri­bes, arau­ca­nos… no son sino al­gu­nas de las et­nias que ha­bi­ta­ban nues­tro vasto te­rri­to­rio, lle­ga­das a él desde di­ver­sos pun­tos del ho­ri­zon­te, es­pe­cial­men­te de re­gio­nes asiá­ti­cas. Entre mu­chas de ellas había im­por­tan­tes ras­gos di­fe­ren­cia­les, in­clu­so de talla y con­tex­tu­ra. Como era tam­bién va­ria­do el nivel de desa­rro­llo que esos pue­blos pre­co­lom­bi­nos ha­bían al­can­za­do para el mo­men­to de la lle­ga­da de los eu­ro­peos a sus cos­tas. Tam­bién eran mes­ti­zos los afri­ca­nos traí­dos como es­cla­vos. Los ha­bi­tan­tes del Áfri­ca ecua­to­rial per­te­ne­cen a di­ver­sos gru­pos ét­ni­cos, con ras­gos di­fe­ren­cia­les tan evi­den­tes como di­ver­sos ma­ti­ces del color de la piel y con­tras­tes en la talla pro­me­dio, tan no­ta­bles que van de tipos del­ga­dos y de ele­va­da es­ta­tu­ra, a otros re­ta­cos, muy bajos de ta­ma­ño pero de con­tex­tu­ra grue­sa. E igual­men­te eran pue­blos con di­ver­sos ni­ve­les de desa­rro­llo so­cial y cul­tu­ral .No hay, en fin, en el mes­ti­za­je ame­ri­cano una raíz pura e in­con­ta­mi­na­da­men­te es­pa­ño­la, india o afri­ca­na. Cada una apor­ta ras­gos muy di­ver­sos, pre­via­men­te fun­di­dos, al nuevo tipo, cuyo signo más de­fi­ni­to­rio es ese plu­ri­mes­ti­za­je. [7]

La ob­ser­va­ción an­te­rior, llevó a Simón Bo­lí­var a es­cri­bir estas pa­la­bras en su fa­mo­sa Carta de Ja­mai­ca, de 1815, su do­cu­men­to más di­fun­di­do:

“No­so­tros somos un pe­que­ño gé­ne­ro hu­mano; po­see­mos un mundo apar­te, cer­ca­do por di­la­ta­dos mares; nue­vos en casi todas las artes y cien­cias, aun­que en cier­to modo vie­jos en los usos de la so­cie­dad civil. Yo con­si­de­ro el es­ta­do ac­tual de Amé­ri­ca, como cuan­do des­plo­ma­do el im­pe­rio ro­mano cada des­mem­bra­ción formó un sis­te­ma po­lí­ti­co, con­for­me a sus in­tere­ses y si­tua­ción, o si­guien­do la am­bi­ción par­ti­cu­lar de al­gu­nos jefes, fa­mi­lias o cor­po­ra­cio­nes, con esta no­ta­ble di­fe­ren­cia, que aque­llos miem­bros dis­per­sos vol­vían a res­ta­ble­cer sus an­ti­guas na­cio­nes con las al­te­ra­cio­nes que exi­gían las cosas o los su­ce­sos; mas no­so­tros, que ape­nas con­ser­va­mos ves­ti­gios de lo que en otro tiem­po fue, y que por otra parte no somos in­dios, ni eu­ro­peos, sino una es­pe­cial mez­cla entre los le­gí­ti­mos pro­pie­ta­rios del país y los usur­pa­do­res es­pa­ño­les; en suma, sien­do no­so­tros ame­ri­ca­nos por na­ci­mien­to, y nues­tros de­re­chos los de Eu­ro­pa, te­ne­mos que dispu­tar a éstos a los del país, y que man­te­ner­nos en él con­tra la in­va­sión de los in­va­so­res; así nos ha­lle­mos en el caso más ex­tra­or­di­na­rio y com­pli­ca­do.[8]A las ideas de Bo­lí­var y Ro­drí­guez cabe aña­dir que exis­ten múl­ti­ples y di­ver­sos mes­ti­za­jes ge­ne­ra­dos por el trans­cur­so del tiem­po. Cada país la­ti­noa­me­ri­cano tiene su pro­pio mes­ti­za­je que ha ido con­for­man­do per­so­na­li­da­des di­fe­ren­cia­das por ma­ti­ces. Así exis­te, por ejem­plo, “lo ca­ri­be­ño”, “lo ar­gen­tino”, “lo ve­ne­zo­lano”, “lo bo­li­viano” o “lo chi­leno” que re­su­men, a su vez, sim­bio­sis de sus mes­ti­za­jes in­te­rio­res, que mez­cla­ron a po­bla­cio­nes prehis­pá­ni­cas, aven­tu­re­ros, em­pre­sa­rios y co­rrien­tes mi­gra­to­rias. En las zonas altas de Bo­li­via, por ejem­plo, el tras­la­do de es­cla­vos afri­ca­nos a las minas de Po­to­sí sólo pro­vo­có su ex­tin­ción, de­bi­do a la ru­de­za del clima. Sin em­bar­go, el hecho de que los es­pa­ño­les hu­bie­ran lle­ga­do a las re­gio­nes mi­ne­ras sin sus es­po­sas o com­pa­ñe­ras ace­le­ró el mes­ti­za­je al que alu­día el li­cen­cia­do Cas­tro. Los mes­ti­za­jes la­ti­noa­me­ri­ca­nos están uni­dos por el común de­no­mi­na­dor del idio­ma, el que ali­men­ta el pro­yec­to de cons­truir la Pa­tria bo­li­va­ria­na.

 

Izquierda Nacional de Bolivia

La mio­pía de sus cla­ses di­ri­gen­tes y la es­ca­sez de co­rrien­tes mi­gra­to­rias oca­sio­na­ron la lenta for­ma­ción de  la ínter sub­je­ti­vi­dad bo­li­via­na. El es­tan­ca­mien­to cró­ni­co del país acen­tuó el re­gio­na­lis­mo y el ra­cis­mo. Las mo­vi­li­za­cio­nes de re­pu­dio a los go­bier­nos de la oli­gar­quía mi­ne­ro te­rra­te­nien­te, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 1938, el Con­gre­so In­di­ge­nal de 1945 y la Re­vo­lu­ción del 9 de abril de 1952, que dio ac­ce­so a la ciu­da­da­nía de todos los ha­bi­tan­tes del país, hom­bres y mu­je­res, junto a la re­for­ma agra­ria y el voto uni­ver­sal, ge­ne­ran es­pe­ran­zas de con­so­li­dar la exis­ten­cia na­cio­nal. Tal vez la pre­gun­ta per­ti­nen­te de­be­ría ser la si­guien­te: ¿Cómo ex­pli­car que Bo­li­via con­ti­núe exis­tien­do? Su de­bi­li­dad in­ter­na fue de tal mag­ni­tud que bastó una ba­ta­lla, la del Alto de la Alian­za, para que Chile nos ga­na­ra la Gue­rra del Pa­cí­fi­co. El país ca­re­cía de la fuer­za in­te­rior para so­bre­po­ner­se a los con­tras­tes, lo que lo con­vir­tió en presa fácil de agen­tes de la ma­so­ne­ría chi­le­na, vin­cu­la­da, a su vez, a la Gran Logia in­gle­sa. La Gue­rra del Acre, pese al des­po­jo de ex­ten­sos te­rri­to­rios ama­zó­ni­cos, cuyo valor crece con el tiem­po, no afec­tó al eje del fun­cio­na­mien­to del país, que no tenía con­cien­cia de su pro­pia geo­gra­fía. La Gue­rra del Chaco fue di­fe­ren­te. A pesar de la ex­ten­sa pér­di­da te­rri­to­rial, Pa­ra­guay, pese a su só­li­da uni­dad na­cio­nal, su tra­di­ción gue­rre­ra y la ayuda lo­gís­ti­ca ar­gen­ti­na, no pudo ven­cer la re­sis­ten­cia bo­li­via­na en la de­ci­si­va ba­ta­lla de Vi­lla­mon­tes, lo que evitó su po­lo­ni­za­ción, ya que otros paí­ses li­mí­tro­fes se apres­ta­ban a ocu­par va­rias re­gio­nes de la he­re­dad na­cio­nal ¿De dónde sacó Bo­li­via la ener­gía su­fi­cien­te para re­sis­tir tres años de inin­te­rrum­pi­dos com­ba­tes, en una re­gión ajena a la casi to­ta­li­dad de sus com­ba­tien­tes? La di­men­sión del drama es aún mayor si se re­cuer­da que miles de in­dí­ge­nas fue­ron lle­va­dos al Chaco me­dian­te la coer­ción y que la in­ca­pa­ci­dad y di­sen­sio­nes in­ter­nas en el go­bierno y en los altos man­dos mi­li­ta­res eran in­con­tro­la­bles. Sin em­bar­go, eran miles los in­dí­ge­nas que tra­ba­ja­ban en cen­tros mi­ne­ros o eran ar­te­sa­nos o asa­la­ria­dos en las ciu­da­des, quie­nes con­for­ma­ban la base del cho­la­je, de donde emer­gie­ron los sar­gen­tos y sub­ofi­cia­les, que lle­va­ron en sus es­pal­das el peso de la con­tien­da. El cho­la­je ar­ti­cu­ló sus sa­cri­fi­cios con ofi­cia­les y jefes de las capas me­dias, que con­for­ma­ron la co­lum­na ver­te­bral indo mes­ti­za de su­ce­si­vos re­clu­ta­mien­tos que ter­mi­na­ron por con­vo­car a casi ado­les­cen­tes y de per­so­nas pró­xi­mas los 40 años de vida.

Lo indo mes­ti­zo está en­rai­za­do en las gue­rri­llas indo mes­ti­zas de la gue­rra de la in­de­pen­den­cia, las que fue­ron pre­ce­di­di­tas por la Junta Tui­ti­va de la Re­vo­lu­ción del 16 de julio de 1809, de la que for­ma­ron parte re­pre­sen­tan­tes ay­ma­ras. Con esta pre­mi­sa, con­si­de­ra­mos que “El Dia­rio del Tam­bor Var­gas”, ha­lla­do por Gun­nar Men­do­za, y pu­bli­ca­do bajo el tí­tu­lo “Dia­rio de un Co­man­dan­te de la In­de­pen­den­cia Ame­ri­ca­na”, 1814-1825, es el eje de la his­to­rio­gra­fía bo­li­via­na. El texto de­mues­tra que los lí­de­res gue­rri­lle­ros sa­bían que las tro­pas es­pa­ño­las los ani­qui­la­rían en pocos días sin la alian­za indo mes­ti­za. “El Dia­rio…” deja cons­tan­cia que los com­ba­tien­tes del Alto Perú re­co­no­cían la au­to­ri­dad de Bue­nos Aires, donde el 25 de mayo de 1810, se había pro­cla­ma­do la in­de­pen­den­cia de Su­da­mé­ri­ca. Este el apor­te del Alto Perú al pro­yec­to bo­li­va­riano. Otro hito de la par­ti­ci­pa­ción indo mes­ti­za en la his­to­ria na­cio­nal es la alian­za entre el líder ay­ma­ra, de ori­gen mes­ti­zo, Juan Ma­nuel Cá­ce­res, y el Co­man­dan­te del Pri­mer Ejér­ci­to Li­ber­ta­rio ar­gen­tino, Juan José Cas­te­lli. Des­pués de la gesta de julio de 1809, Cá­ce­res li­de­ró las re­be­lio­nes ay­ma­ras en Pa­ca­jes y otros pue­blos del al­ti­plano. Apre­sa­do por el Ejér­ci­to rea­lis­ta, fue li­be­ra­do por Cas­te­lli, a quien es­col­tó de La Plata a La Paz. Cá­ce­res es­tu­vo junto a Cas­te­lli el 25 de mayo de 1811 (pri­mer aniver­sa­rio de la Re­vo­lu­ción de Bue­nos Aires), cuan­do el re­vo­lu­cio­na­rio por­te­ño anun­ció el fin de la mita y la ser­vi­dum­bre in­dí­ge­nas, así como la de­vo­lu­ción de la tie­rra a los pue­blos an­di­nos. Cá­ce­res formó un fren­te único de de­fen­sa de la Pa­tria na­cien­te con in­dios, crio­llos y mes­ti­zos. Cá­ce­res y Es­te­ban Arce, el líder gue­rri­lle­ro co­cha­bam­bino, coor­di­na­ron ac­cio­nes mi­li­ta­res, las que es­tu­vie­ron cerca de per­mi­tir el na­ci­mien­to de Bo­li­via sin la falla geo­ló­gi­ca que sig­ni­fi­có la au­sen­cia de in­dí­ge­nas y mes­ti­zos en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 1825[9]

La esen­cia indo mes­ti­za de Bo­li­via tuvo otra ex­pre­sión en el poeta que­chua, Juan Hua­ll­pa­rri­ma­chi, quien fuera se­cre­ta­rio de Juana Azur­duy de Pa­di­lla, nom­bra­da, en 1816, co­ro­ne­la de los Ejér­ci­tos Li­ber­ta­do­res por la Junta de Bue­nos Aires. Ju­lián Apaza (Tupac Ka­ta­ri), líder ay­ma­ra de los le­van­ta­mien­tos in­dí­ge­nas de 1781 en el Al­ti­plano pa­ce­ño, es­truc­tu­ró la plana mayor de su ejér­ci­to con tres co­ro­ne­les que­chuas y dos ay­ma­ras. “Or­ga­ni­zó tam­bién un cuer­po de es­cri­bien­tes, mes­ti­zos le­tra­dos, qui­zás tan im­por­tan­tes como los co­ro­ne­les, in vi­si­bi­li­za­dos por la his­to­ria”… Ka­ta­ri di­ri­gió las hues­tes ay­ma­ras apo­ya­do por Bar­to­li­na Sisa, su es­po­sa, quien era de fa­mi­lia mes­ti­za muy nu­me­ro­sa, a la que Ka­ta­ri re­co­no­cía como Vi­rrei­na. “Se dice de ella que fue chola in­tré­pi­da y audaz… tenía don de mando in­clu­so sobre Tupac Ka­ta­ri. La vida de los es­pa­ño­les pen­día de su de­ci­sión, dic­ta­ba ór­de­nes de pros­crip­ción o per­dón por medio de su se­cre­ta­rio Juan Hi­no­jo­sa, tam­bién mes­ti­zo. Cap­tu­ra­da el 2 de julio de 1781, fue ahor­ca­da des­pués de un fallo su­ma­rio, junto a su se­cre­ta­rio”.[10]

La raíz indo mes­ti­za de la na­cio­na­li­dad está pre­sen­te en la Re­vo­lu­ción del 9 de abril de 1952, el acon­te­ci­mien­to cen­tral de la his­to­ria pa­tria, que con­quis­tó el re­co­no­ci­mien­to ciu­da­dano a los in­dí­ge­nas, so­me­ti­dos desde la con­quis­ta. Parte im­por­tan­te de ese pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio lo con­for­man la ex­pro­pia­ción a los la­ti­fun­dis­tas, la na­cio­na­li­za­ción de las minas y la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra Co­cha­bam­ba – Santa Cruz . In­fe­liz­men­te, la con­duc­ción de la gesta de abril se so­me­tió los des­ti­nos de Wa­shing­ton, lo que im­pi­dió que la na­cio­na­li­za­ción de las minas fuera com­ple­men­ta­da con la ins­ta­la­ción de hor­nos de fun­di­ción y que la ri­que­za ga­sí­fe­ra sir­vie­ra de so­por­te a la mo­der­ni­za­ción del país. El pro­ce­so Ovan­do-To­rres (1969-1971) fue el mejor in­ten­to por re­abrir el pro­ce­so de abril del 52, pero, una vez más, la oli­gar­quía alia­da al im­pe­ria­lis­mo y la iz­quier­da an­ti­na­cio­nal frus­tra­ron el in­ten­to. Los he­chos ci­ta­dos for­man parte de la his­to­ria de Bo­li­via, en la que abun­dan tam­bién las ma­sa­cres in­dí­ge­nas, los et­no­ci­dios, el tra­ba­jo semi es­cla­vo en cam­pos y cen­tros mi­ne­ros y todas las vio­la­cio­nes ima­gi­na­bles a los de­re­chos hu­ma­nos. Tomar con­cien­cia de la glo­ba­li­dad de nues­tra his­to­ria es el re­qui­si­to pre­vio para con­so­li­dar nues­tra con­cien­cia na­cio­nal.

Los su­ce­si­vos fra­ca­sos en con­so­li­dar la uni­dad indo mes­ti­za ex­pli­can el por qué Bo­li­via fue el país menos pre­pa­ra­do para afron­tar la arre­me­ti­da in­di­ge­nis­ta que so­bre­vino con la Con­ve­nio de la OIT, de 1989, y su pro­yec­to plu­ri­na­cio­nal. La arre­me­ti­da se hizo in­con­te­ni­ble con el re­co­no­ci­mien­to, a par­tir de 1996 (go­bierno neo­li­be­ral de Gon­za­lo Sán­chez de Lo­za­da), de más de dos cen­te­na­res de Tie­rras Co­mu­ni­ta­rias de Ori­gen (TCO), con­ver­ti­das des­pués en Te­rri­to­rios In­dí­ge­na, Ori­gi­na­rio, Cam­pe­sino (TIOC). Las TCO fa­ci­li­ta­ron el re­co­no­ci­mien­to pos­te­rior de 36 na­cio­nes in­dí­ge­nas, 62 áreas pro­te­gi­das y 22 par­ques na­cio­na­les Este el es­ce­na­rio de dis­gre­ga­ción ace­le­ra­da, que, a pesar de va­ci­la­cio­nes y con­tra­dic­cio­nes, Evo Mo­ra­les está tra­tan­do de de­te­ner, lo cual lo llevó a en­fren­tar­se con las ONGs que di­gi­tan a la CIDOB, hecho de­nun­cia­do por el ci­ta­do libro de AGL.
Sobre el autor:

Este texto forma parte de mi libro La Luz en el Tunel: Las Lídes Ideológicas de la Izquierda Nacional Boliviana.
Notas:

NOTAS BIBLIOGRAFICAS

1- http://www.derechos.org/nizkor/bolivia/doc/convenio6.html.

2- http://www.cof.org/whoweserve/international/committee/index.cfm?navItemNumber=15638,http://www.nativephilanthropy.org/news/first_peoples_fund_announces_2012_artist_business/112811(Michel Chossudovsy.es.wikipedia.org/wiki/Michel_Chossudovsky).

Bolpress, 30-12-11.

Prólogo de “La Raza Cósmica”. Agencia Mundial de Librerías. Impreso en Tipografía Cosmos. Barcelona, 1927.

http://www.centrostudilaruna.it/.

Alejandro Lipschutuz: “El problema racial en la conquista de América y el mestizaje”. Pag. 26 Ed. Austral. Santiago de Chile, 1963.

Citado por Alexis Márquez Rodríguez: “Nebrija, Bello, Rosenblat” www.hispanista.com.br/revista/artigo51esp.htm.

www.columbia.edu/cu/spanish/courses/spanish3350/…/jamaica.pdf.

ASR: “Mariano Moreno y el Capitalismo de Estado”. “Rebelión”, 18-05-10.

Luís Oporto: “El Ideario de Autodeterminación de los Pueblos Indígenas”. Revista “La Migraña”. Vicepresidencia del Estado. Año 1. Número 2. Septiembre de 2012. Páginas 69 Y 70.

Texto completo en:

http://www.izquierdanacional.org/soclat/articulos/pugna_de_modelos_civilizatorios_indigenismo_o_estados_continente/

Comparte nuestras noticias en las Redes

Submit a Comment

Facebook

}
AllAccessDisabledAll access to this object has been disabledAF175911A481AAA79Pyh4u73Vnf+aKYupPrbb4ZGLWP0DSImcAb1pkgvCX7dR92r8TDK9/WmzToYqlKfkb8xqfTa6rA=