Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pueblo Originario | May 24, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Bolivia. Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o estados continente (parte I)

Bolivia. Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o estados continente (parte I)

Por Andrés Soliz Rada. Izquierda Nacional de Bolivia.  La cons­truc­ción de un nuevo mo­de­lo ci­vi­li­za­to­rio es ur­gen­te. Dos con­cep­cio­nes se en­fren­tan para al­can­zar ese ob­je­ti­vo: El in­di­ge­nis­mo y los Es­ta­dos Con­ti­nen­ta­les. El in­di­ge­nis­mo con­si­de­ra que el mo­de­lo de Es­ta­do-na­ción es un apén­di­ce del sis­te­ma-mun­do ca­pi­ta­lis­ta y del ex­trac­ti­vis­mo, para luego pre­sen­tar­se como al­ter­na­ti­va teó­ri­ca, po­lí­ti­ca y cul­tu­ral, que con­so­li­da­rá un Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal, co­mu­ni­ta­rio y au­to­nó­mi­co, única forma de ven­cer al ca­pi­ta­lis­mo.[1] El in­di­ge­nis­mo se basa en el con­cep­to de “Vivir Bien”, que im­pli­ca “el ac­ce­so y dis­fru­te de los bie­nes ma­te­ria­les en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za y las per­so­nas.

Es la di­men­sión hu­ma­na de la rea­li­za­ción afec­ti­va y es­pi­ri­tual. Las per­so­nas no viven ais­la­das sino en fa­mi­lia y en un en­torno so­cial y de la na­tu­ra­le­za. No se puede Vivir Bien si los demás viven mal o se daña la na­tu­ra­le­za. A la luz de lo an­te­rior y en sin­to­nía de los pue­blos an­di­nos, ama­zó­ni­cos y la gran ma­yo­ría de los pue­blos ori­gi­na­rios del mundo, a los bie­nes ‘ma­te­ria­les’ se aña­den los es­pi­ri­tua­les, como son todos los in­ter­cam­bios de re­ci­pro­ci­dad…. Lo cen­tral del desa­rro­llo para vivir y con­vi­vir bien ya no puede ser sólo lo eco­nó­mi­co ni menos el cre­ci­mien­to y el lucro, caiga quien caiga. Vi­vi­mos más bien una doble re­vo­lu­ción co­per­ni­ca­na en la con­cep­ción del desa­rro­llo. Pri­me­ra: Ya no gira todo en torno al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sino que lo eco­nó­mi­co gira más bien en torno al cre­ci­mien­to en la hu­ma­ni­dad. Se­gun­da, tam­po­co la Madre Tie­rra—el cos­mos sien­do más in­clu­si­vos—, gira en torno al in­te­rés sólo de los hu­ma­nos sino que no­so­tros nos sen­ti­mos tam­bién fruto y parte de esta Madre Tie­rra y cos­mos y te­ne­mos que avan­zar y con­vi­vir jun­tos de una ma­ne­ra ar­mó­ni­ca. De la prio­ri­dad eco­nó­mi­ca se pasa a la hu­ma­na y ésta se in­ser­ta en lo cós­mi­co, que no ex­clu­ye lo demás pero le da un sen­ti­do más in­clu­yen­te. Y sólo en­ton­ces po­de­mos com­pren­der qué es real­men­te el con­vi­vir bien e in­ten­tar rea­li­zar­lo”.[2]

 

El Vivir Bien “sig­ni­fi­ca­rá el fin del egoís­mo, del in­di­vi­dua­lis­mo y de la di­vi­sión –el fin del ca­pi­ta­lis­mo–, y el co­mien­zo del co­mu­ni­ta­ris­mo, de la so­li­da­ri­dad y de la com­ple­men­ta­rie­dad; el fin del “no-tiem­po”, del tener tiem­po para la con­vi­ven­cia, para la vida fa­mi­liar, para el dis­fru­te de la amis­tad y del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.[3] “Como al­ter­na­ti­va a esta eco­no­mía de de­vas­ta­ción, si que­re­mos tener fu­tu­ro, ne­ce­si­ta­mos opo­ner otro pa­ra­dig­ma de eco­no­mía de pre­ser­va­ción, con­ser­va­ción y sos­te­ni­mien­to de toda la vida. Ne­ce­si­ta­mos pro­du­cir, sí, pero a par­tir de los bie­nes y ser­vi­cios que la na­tu­ra­le­za nos ofre­ce gra­tui­ta­men­te, res­pe­tan­do el al­can­ce y los lí­mi­tes de cada bio­re­gión, dis­tri­bu­yen­do con equi­dad los fru­tos al­can­za­dos, pen­san­do en los de­re­chos de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras y en los demás seres de la co­mu­ni­dad de vida. Ella ad­quie­re hoy cuer­po a tra­vés de la eco­no­mía bio­cen­tra­da, so­li­da­ria, agro eco­ló­gi­ca, fa­mi­liar y or­gá­ni­ca. En ella cada co­mu­ni­dad busca ga­ran­ti­zar su so­be­ra­nía ali­men­ta­ria: Pro­du­ce lo que con­su­me, ar­ti­cu­lan­do a pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res en una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia ali­men­ta­ria”.[4]

La con­cep­ción de los Es­ta­dos Con­ti­nen­ta­les com­par­te los ob­je­ti­vos de in­di­ge­nis­tas y am­bien­ta­lis­tas, pero con­si­de­ra un en­ga­ño el hacer creer que el cam­bio de mo­de­lo ci­vi­li­za­to­rio será im­pul­sa­do por los gran­des Ban­cos, Pa­raí­sos Fi­nan­cie­ros, Trans­na­cio­na­les y Pe­tro­le­ras, que fi­nan­cian a las más im­por­tan­tes Or­ga­ni­za­cio­nes No Gu­ber­na­men­ta­les (ONGs) que pa­tro­ci­nan a in­di­ge­nis­tas y am­bien­ta­lis­tas y que de­pre­dan el pla­ne­ta y se be­ne­fi­cian de la suc­ción de re­cur­sos de pue­blos so­me­ti­dos, de la cre­cien­te de­socu­pa­ción, de la ex­plo­ta­ción de tra­ba­ja­do­res y que tra­tan de des­truir a Es­ta­dos in cons­ti­tui­dos. Este tra­ba­jo busca de­mos­trar este punto de vista.

El na­ci­mien­to ofi­cial de las ONGs

Las ONGs na­cie­ron de ma­ne­ra for­mal a par­tir del ar­tícu­lo 71 de la Carta de las Na­cio­nes Uni­das de 1945, que dice: “El Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial de las Na­cio­nes Uni­das podrá hacer arre­glos ade­cua­dos para ce­le­brar con­sul­tas con or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les que se ocu­pen de asun­tos de com­pe­ten­cia del Con­se­jo”. Como an­te­ce­den­te, se cita las ac­cio­nes de en­ti­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia du­ran­te los pro­ce­sos de co­lo­ni­za­ción, así como a la ac­ti­vi­dad de la Cruz Roja In­ter­na­cio­nal. Lo an­te­rior cul­mi­nó en el es­ta­ble­ci­mien­to de la “Coope­ra­ti­ve por Ame­ri­can Re­lief Everyw­he­wre” (CA­RE-In­ter­na­cio­nal), de­pen­dien­te del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en el marco del Plan Mar­sall. CA­RE-In­ter­na­tio­nal di­fun­de una ima­gen fi­lan­tró­pi­ca de EEUU. Su ac­ción ca­ri­ta­ti­va forma parte de un plan de pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal. Hoy en día, la rama fran­ce­sa de CARE sigue cum­plien­do la misma fun­ción, aun­que en es­ce­na­rios, como es la Pa­les­ti­na ocu­pa­da por Is­rael. Las ONGs están en todo el mundo y en mu­chos casos se han aso­cia­do a trans­na­cio­na­les. Los go­bier­nos las sub­ven­cio­nan y las em­pre­sas las fi­nan­cian por­que son una pro­lon­ga­ción de sus po­lí­ti­cas. La ar­ti­cu­la­ción entre gran­des ONGs – trans­na­cio­na­les es in­se­pa­ra­ble. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos: David Axel­rod es un es­pe­cia­lis­ta en crea­ción de ONGs a pe­di­do de trans­na­cio­na­les y, al mismo tiem­po, con­se­je­ro de Ba­ra­ck Obama en re­la­cio­nes pú­bli­cas y pro­pa­gan­da. En EEUU, la firma ASK Pu­blic Stra­te­gies se ha es­pe­cia­li­za­do en la crea­ción de ONGs por cuen­ta de trans­na­cio­na­les. En nues­tro siglo, se han po­ten­cia­do los ac­to­res ideo­ló­gi­cos de la glo­ba­li­za­ción uni­di­rec­cio­nal, ins­pi­ra­dos y re­mu­ne­ra­dos por po­ten­cias ca­pi­ta­lis­tas, in­tere­sa­das en con­ver­tir a los go­bier­nos na­cio­na­les en sus cau­ti­vos. Los nue­vos agen­tes de este cam­bio ideo­ló­gi­co ya no son so­la­men­te par­ti­dos po­lí­ti­cos y per­so­na­li­da­des sino mi­llo­nes de ONGs, que em­pe­za­ron a cre­cer como hon­gos desde la pre­si­den­cia de Ro­nald Reagan. En Rusía, por ejem­plo, exis­ten 220.000 ONGs re­gis­tra­das y otro tanto no re­gis­tra­das. Las po­ten­cias de Oc­ci­den­te están in­dig­na­das por el in­ten­to de la Duma (Con­gre­so) de ca­li­fi­car de “agen­tes ex­tran­je­ros” a aque­llas ONGs que “par­ti­ci­pan en la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y que re­ci­ben fi­nan­cia­ción de otros Es­ta­dos o sus ins­ti­tu­cio­nes. Todas estas or­ga­ni­za­cio­nes es­ta­rán ins­cri­tas en un re­gis­tro ofi­cial y ten­drán que ren­dir cuen­tas se­mes­tra­les al go­bierno. Las po­ten­cias de Oc­ci­den­te que for­mu­la­ron la de­nun­cia si­len­cian que el pro­yec­to de la Duma es muy si­mi­lar a la Ley nor­te­ame­ri­ca­na FARA (the Fo­reign Agents Re­gis­tra­tion Act) res­pec­to a las ONGs, que re­ci­ben fi­nan­cia­mien­to ex­tran­je­ro, sea de go­bier­nos o en­ti­da­des par­ti­cu­la­res. Estas ONGs deben pre­sen­tar cua­tro in­for­mes anua­les sobre sus ac­ti­vi­da­des, el di­ne­ro re­ci­bi­do, forma de dis­tri­buir­lo y sus be­ne­fi­cia­rios. En Is­rael, la úl­ti­ma Ley sobre las ONGs (Law On Dis­clo­su­re Re­qui­re­ments for Re­ci­pient of Sup­port from a Fo­reign State Et­nity), apro­ba­da por el Kne­set (Con­gre­so), es mucho más drás­ti­ca y prohí­be a las ONGs acep­tar do­na­cio­nes del ex­tran­je­ro su­pe­rio­res a 5.000 dó­la­res, a las que im­po­ne el 45 por cien­to de im­pues­to es­ta­tal. Si lo an­te­rior ocu­rre en paí­ses de tanta for­ta­le­za es­ta­tal como Rusia e Is­rael, ima­gi­ne­mos su in­fluen­cia en re­gio­nes pe­ri­fé­ri­cas.[5]

No es ca­sual que el Grupo Bil­der­berg (in­te­gra­do por las per­so­na­li­da­des eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas más in­flu­yen­tes del pla­ne­ta, desde la óp­ti­ca de los cen­tros de poder mun­dial) ana­li­ce, a par­tir del 2005, el cada vez más im­por­tan­te papel de las ONGs en su Plan Glo­bal de do­mi­nio del mundo. Las ONGs son usa­das para des­acre­di­tar a quie­nes ge­ne­ran “ac­cio­nes po­pu­lis­tas” o “ten­sio­nes anti sis­té­mi­cas”. Ac­tual­men­te, el Grupo está crean­do me­ca­nis­mos de in­ter­co­ne­xión entre ONGs lo­ca­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, a fin de fa­ci­li­tar la for­ma­ción de un go­bierno glo­bal. Por su­pues­to, entre un total de más de 4 mi­llo­nes de ONGs que exis­ten en el mundo hay un re­du­ci­do grupo que toma ca­mi­nos al­ter­na­ti­vos, con todas las di­fi­cul­ta­des y sa­cri­fi­cios que esto re­pre­sen­ta. Sin em­bar­go, las ex­cep­cio­nes no in­va­li­dan la regla. ¿Cómo di­fe­ren­ciar a las “bue­nas ONG” de las que no lo son? La res­pues­ta está en las pro­pias ONGs, las que de­be­rían ren­dir cuen­tas de sus fi­nan­cia­mien­tos a los Es­ta­dos y pue­blos donde ope­ran, los que de­be­rían tener la fa­cul­tad de juz­gar sus con­duc­tas. Por de pron­to, no es ca­sual que Bill Clin­ton de­cla­ra­ra en la reunión de Bil­der­berg del 6 de mayo de 2005, en Rot­tach Egern, Mu­nich, que“el cre­ci­mien­to de las ONGs fue una de los he­chos más ex­tra­or­di­na­rios que su­ce­dió en el pla­ne­ta des­pués de la caída del Muro de Ber­lín”. [6] Por su parte, Ju­lian As­san­ge, quien ha con­tri­bui­do de ma­ne­ra de­ci­si­va a abrir en los úl­ti­mos años las fron­te­ras de la in­for­ma­ción, a tra­vés de wi­ki­lealks, sos­tie­ne que si bien EEUU ha de­ja­do de pro­mo­ver y apo­yar a dic­ta­du­ras mi­li­ta­res en Amé­ri­ca La­ti­na, “su in­fluen­cia ahora se ex­pre­sa en la fi­nan­cia­ción de cier­tas ONG y gru­pos por parte de USAID”. [7]

La OIT, la ONU, el Banco Mun­dial y las ONGs

El for­ta­le­ci­mien­to de las ONGs pre­ce­dió a la re­no­va­da ofen­si­va im­pe­ria­lis­ta en con­tra de los Es­ta­dos in cons­ti­tui­dos y de sus in­ten­tos de avan­zar en pro­ce­sos de in­te­gra­ción re­gio­nal. Esa ofen­si­va tuvo su punto nodal en el Con­ve­nio 169 de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) de 27 de junio de 1989, y la De­cla­ra­ción de las Na­cio­nes Uni­das sobre los De­re­chos de los Pue­blos In­dí­ge­nas, de 13 de sep­tiem­bre de 2007. La sus­crip­ción del Con­ve­nio 169 coin­ci­dió con la mayor coor­di­na­ción entre el Banco Mun­dial y las gran­des ONGs, que se pro­du­jo tam­bién en la dé­ca­da de los años ochen­ta. El Banco Mun­dial ejer­ció pre­sio­nes (exi­to­sas en Bo­li­via, a tra­vés de la ONG Con­ser­va­tión In­ter­na­tio­nal) para re­di­mir parte de la deuda ex­ter­na, a cam­bio de crear par­ques na­cio­na­les y áreas pro­te­gi­das. De ma­ne­ra pa­ra­le­la, EEUU con­mi­nó a Amé­ri­ca La­ti­na a fir­mar Tra­ta­dos de Libre Co­mer­cio (TLC) y apli­car po­lí­ti­cas de ajus­te es­truc­tu­ral, di­se­ña­das a par­tir del Con­sen­so de Wa­shing­ton” y su “Agen­da Neo­li­be­ral”. El 169, es un cam­bio ra­di­cal con re­la­ción al Con­ve­nio 107, de la misma OIT, de 1957, que plan­tea­ba la in­te­gra­ción entre los Es­ta­dos Na­cio­na­les y los pue­blos in­dí­ge­nas. La ofen­si­va ideo­ló­gi­ca ca­li­fi­có al 107 de pa­ter­na­lis­ta, asi­mi­la­cio­nis­ta e in­te­gra­cio­nis­ta por haber des­co­no­ci­do los de­re­chos co­lec­ti­vos y con­sue­tu­di­na­rios, ba­sa­dos en usos y cos­tum­bres. In­clu­so los de­fen­so­res del 169, ad­mi­ten que en su apro­ba­ción la par­ti­ci­pa­ción de los pue­blos in­dí­ge­nas fue inexis­ten­te.

El 169, to­da­vía se preo­cu­pa de ex­pli­car que al usar la pa­la­bra pue­blo en vez de po­bla­cio­nes y te­rri­to­rios en re­em­pla­zo de tie­rras no exis­tía el pe­li­gro de adop­tar po­lí­ti­cas con­tra­rias a la so­be­ra­nía de los Es­ta­dos, den­tro del de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Sus exe­ge­tas ad­vir­tie­ron que el Con­ve­nio tenía par­tes muy ge­né­ri­cas, razón por la que debía ade­cuar­se a las es­truc­tu­ras, his­to­ria o ca­rac­te­rís­ti­cas de cada país. Estos es­crú­pu­los fue­ron eli­mi­na­dos, salvo por su ar­tícu­lo final, por la De­cla­ra­ción de la ONU del 2007. En este con­tex­to, Xa­vier Albó pro­pu­so y logró que la De­cla­ra­ción de la ONU, sin aña­dir o qui­tar una coma, se trans­for­ma­ra en Ley de la Re­pú­bli­ca. Bo­li­via fue el pri­mer país en ad­he­rir­se a ese ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal.

El dar­wi­nis­mo so­cial, des­pués de usu­fruc­tuar por si­glos la su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad de unas cul­tu­ras sobre otras, pos­tu­la ahora la igual­dad de las cul­tu­ras. Luego de pro­cla­mar que el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal es la má­xi­ma con­quis­ta del pen­sa­mien­to con­tem­po­rá­neo, afir­ma ahora que sus fun­da­men­tos tie­nen el mismo valor que usos y cos­tum­bres tri­ba­les. En reali­dad, la vieja his­to­ria se re­pi­te. Las po­ten­cias, luego de usar el li­bre­cam­bis­mo para su des­pe­gue eco­nó­mi­co, hoy, a tra­vés del in­di­ge­nis­mo y del am­bien­ta­lis­mo, im­pi­den que los Es­ta­dos in cons­ti­tui­dos asu­man po­si­cio­nes de­fen­si­vas. Apro­ve­cha­ron para ello, la ge­ne­ra­li­za­da sen­si­bi­li­dad so­cial que ori­gi­nó la con­me­mo­ra­ción de los 500 años de la co­lo­ni­za­ción his­pa­na. Des­pués de haber ver­te­bra­do sus te­rri­to­rios con ca­rre­te­ras, fe­rro­ca­rri­les y ae­ro­puer­tos e ins­ta­la­do miles de in­dus­trias, de­ci­den que esa vía de desa­rro­llo ha con­clui­do. A par­tir del 169, sólo queda ana­li­zar las reali­da­des de las se­mi­co­lo­nias con los ojos del Banco Mun­dial y de las ONGs.

Entre los años 70 y 80, hubo mutuo an­ta­go­nis­mo entre el Banco Mun­dial y las ONGs. En prin­ci­pio, las ONGs vie­ron al Banco Mun­dial como ob­je­ti­vo de pre­sio­nes más que como una fuen­te po­ten­cial de acuer­dos, re­cur­sos e in­fluen­cia. A fi­na­les de los años 80 y prin­ci­pios de los 90, mu­chas ONGs em­pe­za­ron a eje­cu­tar pro­gra­mas de coope­ra­ción y se con­vir­tie­ron en in­ter­lo­cu­to­res en la de­fi­ni­ción de po­lí­ti­cas, es­pe­cial­men­te en as­pec­tos de medio am­bien­te, par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar y cues­tio­nes de gé­ne­ro. Por su parte, el Banco ad­vir­tió la ca­pa­ci­dad de las ONGs para re­la­cio­nar­se con la so­cie­dad, razón por la que creó un de­par­ta­men­to de pro­fe­sio­na­les pro­ce­den­tes de las ONGs. Tam­bién se in­clu­ye­ron es­pe­cia­lis­tas en ONGs en las mi­sio­nes en­car­ga­das de desa­rro­llar pro­yec­tos del Banco en el ex­tran­je­ro. En su sede cen­tral cons­ti­tu­yó un equi­po bi­la­te­ral (Banco Mun­dial-ONGs) que or­ga­ni­zó un tra­ba­jo con­jun­to en las dis­tin­tas áreas. En 1990, las ONGs sólo for­ma­ban parte en un 12% de los pro­yec­tos fi­nan­cia­dos por el Banco. Esta pro­por­ción pasó a ser un 30% en 1995, y un 54 % en 1999, par­ti­ci­pa­ción que en su ma­yo­ría co­rres­pon­de a ONGs que tra­ba­jan en paí­ses pe­ri­fé­ri­cos. El Banco com­pro­bó que las ONG te­nían mayor cer­ca­nía con los ne­ce­si­ta­dos, aho­rra­ban en ge­ne­ra­les y po­seían más ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción.[8]

 

NOTAS BIBLIOGRAFICAS

1.Foro Bolivia, 07-11-11

2.Xavier Albó: “La Razón”, 15-11-09

3.Rafael Puente: “Página 7”, 10-08-12

4.Leonardo Boff:noticias.masverdedigital.com/…/8 Jul 2012

5.internacional.elpais.com/internacional/…/1341510064_723166.html

6.www.voltairenet.org/Las-ONG-instrumentos-de-gobiernos, 03-08-09.

7.actualidad.rt.com/…/54374-julian-assange-advierte-interferencia-eeu…

8.www.aceprensa.com/articles/print/id/1745/

http://www.izquierdanacional.org/soclat/articulos/pugna_de_modelos_civilizatorios_indigenismo_o_estados_continente/

Comparte nuestras noticias en las Redes

Submit a Comment

Facebook

}