Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pueblo Originario | April 20, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Bolivia. Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o estado continente (parte V)

Bolivia. Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o estado continente (parte V)

Lo na­cio­nal po­pu­lar es el se­gun­do apor­te más im­por­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na al pen­sa­mien­to so­cio­ló­gi­co, en­ten­di­do como las ex­pe­rien­cias y pla­nea­mien­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos de los paí­ses so­me­ti­dos, en pro­cu­ra de su li­be­ra­ción na­cio­nal. Tiene como ob­je­ti­vo cons­truir un so­cia­lis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, en­rai­za­do en lo na­cio­nal po­pu­lar, es decir en sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas y es­pe­ci­fi­ci­da­des. Lo na­cio­nal po­pu­lar se basa en la alian­za de con­glo­me­ra­dos hu­ma­nos y cla­ses opri­mi­das, cuyos per­fi­les no son pre­ci­sos de­bi­do a que el ca­pi­tal fi­nan­cie­ro im­pi­de su es­truc­tu­ra­ción in­ter­na. Lo na­cio­nal po­pu­lar es des­ca­li­fi­ca­do por el poder mun­dial que cues­tio­na la ca­pa­ci­dad de Amé­ri­ca La­ti­na para do­tar­se de un pen­sa­mien­to pro­pio. Este cri­te­rio es com­par­ti­do por la so­cial de­mo­cra­cia eu­ro­pea y las in­ter­na­cio­na­les del es­ta­li­nis­mo y del trots­kis­mo. Para estas co­rrien­tes lo na­cio­nal po­pu­lar es si­nó­ni­mo de ca­ren­cia de fun­da­men­tos teó­ri­cos, des­or­den, com­por­ta­mien­tos anár­qui­cos, pro­me­sas de­ma­gó­gi­cas e irres­pon­sa­bles fren­te a mul­ti­tu­des in­sa­tis­fe­chas.

Lo na­cio­nal po­pu­lar, como ad­vir­tie­ra Al­ber­to Met­hol Ferré, es re­du­ci­do sólo a lo po­pu­lar, en tanto que lo “na­cio­nal”, que de­ter­mi­na el en­fren­ta­mien­to con el im­pe­ria­lis­mo y sus agen­tes in­ter­nos, es cui­da­do­sa­men­te si­len­cia­do. La po­li­se­mia del tér­mino “po­pu­lar” ha per­mi­ti­do a los me­dios aca­dé­mi­cos y de co­mu­ni­ca­ción del sis­te­ma equi­pa­rar, cuan­do les con­vie­ne, po­pu­lis­mo con fas­cis­mo, como en los casos de Perón y Vi­lla­rroel, o co­mu­nis­mo, como ocu­rrió con Ovan­do, Ja­co­bo Ar­benz y Ve­las­co Al­va­ra­do.

En el en­fren­ta­mien­to entre el ca­pi­tal fi­nan­cie­ro y lo na­cio­nal po­pu­lar sub­ya­ce la vieja pugna entre libre mer­ca­do e in­ter­ven­cio­nis­mo es­ta­tal. Para lo na­cio­nal po­pu­lar la única po­si­bi­li­dad de pla­ni­fi­car la eco­no­mía y de­ri­var las ga­nan­cias de las em­pre­sas a los sec­to­res po­pu­la­res es que el Es­ta­do in­ter­ven­ga en la eco­no­mía, re­gu­le el mer­ca­do e im­pi­da que las gran­des em­pre­sas se apro­pien del ex­ce­den­te. Los con­sor­cios, a tiem­po de de­fen­der el libre mer­ca­do, dicen que la in­ter­ven­ción del Es­ta­do la dis­tor­sio­na, lo que de­ri­va en au­to­ri­ta­ris­mos an­ti­de­mo­crá­ti­cos y vio­la­do­res de de­re­chos hu­ma­nos. La pro­pa­gan­da neo­li­be­ral añade que las ga­nan­cias es­ta­ta­les no be­ne­fi­cian a sec­to­res po­pu­la­res, sino a cú­pu­las co­rrup­tas y an­ti­de­mo­crá­ti­cas.[1] Una de las ma­yo­res ha­za­ñas del libre co­mer­cio, de­fen­di­do a ul­tran­za por las po­ten­cias co­lo­nia­les, son las gue­rras an­glo-chi­nas del opio, las que tu­vie­ron lugar entre 1839 y 1842, y 1856 y 1860. Los con­flic­tos se desata­ron ante la ne­ga­ti­va china de con­ver­tir­se en mer­ca­do del con­tra­ban­do bri­tá­ni­co de opio, pro­ce­den­te de la India bri­tá­ni­ca. Los in­tere­ses co­mer­cia­les lle­va­ron al con­flic­to. Fran­cia luchó al lado de Gran Bre­ta­ña en la se­gun­da gue­rra. Al tér­mino de los con­flic­tos, El Reino Unido coac­cio­nó al go­bierno de Pekín a fir­mar Tra­ta­dos De­sigua­les, abrien­do va­rios puer­tos al co­mer­cio ex­te­rior y en­tre­gán­do­le Hong Kong a Gran Bre­ta­ña. Por­tu­gal si­guió a Gran Bre­ta­ña y for­za­ron tér­mi­nos de in­ter­cam­bio de­sigua­les para China (Tra­ta­do de Nan­kín, ce­sión de Hong Kong a Gran Bre­ta­ña y am­plia­ción de Macao para Por­tu­gal).[2]
Lo nacional popular y la revolución cubana.

Lo na­cio­nal po­pu­lar ha te­ni­do di­fí­ci­les re­la­cio­nes teó­ri­cas y po­lí­ti­cas con la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, que es, sin duda, el acon­te­ci­mien­to más no­ta­ble de Amé­ri­ca La­ti­na, en la se­gun­da mitad del Siglo XX. Met­hol Ferré sos­tie­ne que Fidel Cas­tro fue, en los inicios de su lucha re­vo­lu­cio­na­ria, más na­cio­nal po­pu­lar que mar­xis­ta or­to­do­xo. Sin em­bar­go, por una ne­ce­si­dad geo­po­lí­ti­ca, tuvo que apo­yar­se en el blo­que so­vié­ti­co para evi­tar que la gesta cu­ba­na fuera aplas­ta­da por Wa­shing­ton. Añade que Fidel tomó el poder reivin­di­can­do una iden­ti­dad na­cio­nal po­pu­lar y que se vol­vió mar­xis­ta pro so­vié­ti­co para man­te­ner­lo. Que­dan flo­tan­do, sin em­bar­go, las si­guien­tes in­cóg­ni­tas: ¿Sin la ex URSS, hu­bie­ra so­bre­vi­vi­do la re­vo­lu­ción cu­ba­na, aco­sa­da por un blo­queo im­pla­ca­ble, agre­sio­nes te­rro­ris­tas y me­diá­ti­cas y sa­bo­ta­jes in­ter­nos? Fren­te a las crí­ti­cas a Cas­tro en torno a de­re­chos hu­ma­nos, li­ber­tad de ex­pre­sión y plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co, cebe pre­gun­tar­se si esos prin­ci­pios ¿po­dían ser apli­ca­dos en medio de la gue­rra fría URSS-EEUU, que es­tu­vo a punto de desatar un ho­lo­caus­to nu­clear? Met­hol hace notar que en Cuba hubo de­mo­ra en en­ten­der la im­por­tan­cia de los re­gí­me­nes na­cio­nal po­pu­la­res, al con­si­de­rar que, sólo po­dían ser re­vo­lu­cio­na­rios aque­llos par­ti­dos po­lí­ti­cos que re­co­no­cie­ran que el ca­mino de los so­viet era el único po­si­ble para ini­ciar trans­for­ma­cio­nes so­cia­les. Sin em­bar­go, la ne­ce­si­dad de en­fren­tar al im­pe­ria­lis­mo in­flu­yó para que Cas­tro apo­ya­ra más tarde a Ve­las­co Al­va­ra­do, en Perú, u Omar To­rri­jos, en Pa­na­má. La com­ple­ji­dad de Amé­ri­ca La­ti­na in­flu­yó, asi­mis­mo, para que un go­bierno que se pro­cla­mó so­cia­lis­ta, como el de Sal­va­dor Allen­de, tu­vie­ra, al mismo tiem­po, fuer­tes con­no­ta­cio­nes na­cio­nal po­pu­la­res. Algo pa­re­ci­do su­ce­de hoy con la Ve­ne­zue­la de Hugo Chá­vez, que com­bi­na dis­cur­sos so­cia­lis­tas con el fuer­te asis­ten­cia­lis­mo que le per­mi­te los in­gre­sos pe­tro­le­ros.

La an­gus­tia por que­brar su ais­la­mien­to, con­du­jo a La Ha­ba­na, en la dé­ca­da de los se­sen­tas y se­ten­tas, a pro­pi­ciar el fo­quis­mo gue­rri­lle­ro, que tam­bién negó la im­por­tan­cia de lo na­cio­nal po­pu­lar, al plan­tear la lucha ar­ma­da de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da. Lo na­cio­nal po­pu­lar, por su parte, ar­gu­men­tó que la ex­pe­rien­cia de Sie­rra Maes­tra era irre­pe­ti­ble y que cada país debía ela­bo­rar sus for­mas de lucha, ba­sa­das en sus pro­pias tra­di­cio­nes y ex­pe­rien­cias.[3] El fo­quis­mo se enaje­nó a las capas me­dias, asa­la­ria­dos y, salvo ex­cep­cio­nes, con­glo­me­ra­dos cam­pe­si­nos, lo que lo con­du­jo a negar, sin ma­ti­ces ne­ce­sa­rios, la lucha por con­quis­tas de­mo­crá­ti­cas, los es­ce­na­rios par­la­men­ta­rios, los de­re­chos hu­ma­nos, la li­ber­tad de ex­pre­sión, las huel­gas y las reivin­di­ca­cio­nes sa­la­ria­les. Lo na­cio­nal po­pu­lar, por su parte, con­si­de­ra que sin ar­ti­cu­lar al con­jun­to de la na­ción opri­mi­da, los pro­ce­sos an­ti­im­pe­ria­lis­tas no tie­nen des­tino. Lo na­cio­nal po­pu­lar, si­nó­ni­mo de mo­vi­mien­tos pa­trió­ti­cos, es­ti­ma que quie­nes lo des­ca­li­fi­can­do por no pro­po­ner de inicio la he­ge­mo­nía de la clase obre­ra, ol­vi­dan que la re­sis­ten­cia de los pue­blos asume di­ver­sas mo­da­li­da­des que no se ago­tan en es­que­ma­tis­mos me­cá­ni­cos. En Bo­li­via, por ejem­plo, sec­to­res pa­trió­ti­cos de las FFAA abrie­ron pro­ce­sos de li­be­ra­ción na­cio­nal, al lle­var a cabo na­cio­na­li­za­cio­nes del pe­tró­leo en 1937 y 1969. El MNR, que am­plió como nin­gún otro los ho­ri­zon­tes de la de­mo­cra­cia bo­li­via­na, con­du­jo la Re­vo­lu­ción del 9 de abril, in­vo­can­do la fi­gu­ra del Co­ro­nel Gual­ber­to Vi­lla­rroel, quien tam­bién como nin­gún otro que lo pre­ce­die­ra, avan­zó en la par­ti­ci­pa­ción in­dí­ge­na en la vida po­lí­ti­ca del país, gra­cias al pri­mer con­gre­so in­di­ge­nal. Lo an­te­rior fue lo­gra­do por el MNR con di­rec­cio­nes de clase media. El MAS de Evo Mo­ra­les tiene con­no­ta­cio­nes in­di­ge­nis­tas en su con­duc­ción. Lo im­por­tan­te, en con­se­cuen­cia, no re­si­de en dis­cu­tir la forma en que emer­ge un mo­vi­mien­to pa­trió­ti­co, sino en evi­tar que clau­di­que ante el im­pe­ria­lis­mo y sus alia­dos in­ter­nos, como acon­te­ció pre­ci­sa­men­te con el MNR Lo na­cio­nal po­pu­lar cree que la emer­gen­cia de mi­li­ta­res pa­trio­tas en la lucha po­lí­ti­ca debe en­ca­mi­nar­se hacia el es­ta­ble­ci­mien­to de re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos, que for­ta­lez­can la au­to­de­ter­mi­na­ción na­cio­nal, a di­fe­ren­cias de las de­mo­cra­cias neo­li­be­ra­les, uti­li­za­das para pro­lon­gar la pre­sen­cia del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro. Lo dicho es vá­li­do tam­bién con res­pec­to a la li­ber­tad de ex­pre­sión, la que debe estar li­mi­ta­da a la in­je­ren­cia irres­tric­ta del ca­pi­tal fi­nan­cie­ro en el ma­ne­jo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial.

 

Lo nacional popular, estalinismo y social democracia.

El Es­ta­li­nis­mo usó su in­fluen­cia para so­me­ter, a tra­vés de po­lí­ti­cas pen­du­la­res, los pro­ce­sos re­vo­lu­cio­na­rios del Ter­cer Mundo a los in­tere­ses de Moscú. Sobre el par­ti­cu­lar, la Iz­quier­da Na­cio­nal ha re­cor­da­do que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cuba formó parte del go­bierno de Ful­gen­cio Bap­tis­ta, con la de­sig­na­ción de mi­nis­tros de Es­ta­do como Car­los Ra­fael Ro­drí­guez y Juan Ma­ri­ne­lo.[4] El par­ti­do co­mu­nis­ta ar­ge­lino es­tu­vo en con­tra de la gue­rra de li­be­ra­ción na­cio­nal de su pue­blo, en con­cor­dan­cia con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta fran­cés que, a su vez, obe­de­cía las ins­truc­cio­nes de la In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta.[5] La Re­vis­ta Co­rres­pon­den­cia In­ter­na­cio­nal, de la Ter­ce­ra In­ter­na­cio­nal, ca­lum­nió, en 1930, a Au­gus­to César San­dino, al sos­te­ner que el cau­di­llo ni­ca­ragüense se había de­ja­do com­prar por el im­pe­ria­lis­mo. La ce­gue­ra sec­ta­ria del es­ta­li­nis­mo lo llevó a con­de­nar a di­ri­gen­tes an­ti­im­pe­ria­lis­tas como An­to­nio Gui­te­ras, de Cuba y Lá­za­ro Cár­de­nas, de Mé­xi­co. Du­ran­te casi dos dé­ca­das, el PC pe­ruano ca­li­fi­có al APRA, de Víc­tor Raúl Haya de la Torre, de “Apro­fas­cis­ta”. El PC cam­bió de ac­ti­tud, en 1935, cuan­do el APRA había co­men­za­do a aban­do­nar sus pos­tu­la­dos an­ti­im­pe­ria­lis­tas.[6] En Bo­li­via, el PIR, la cara del es­ta­li­nis­mo na­ti­vo, in­te­gró el “Fren­te De­mo­crá­ti­co An­ti­fas­cis­ta que colgó a Vi­lla­rroel. Luego ob­tu­vo va­rios mi­nis­te­rios en el go­bierno ros­que­ro de En­ri­que Her­tzog. Co­do­vi­lla y Ghiol­di del PC ar­gen­tino ma­ni­fes­ta­ron su al­bo­ro­za­do apoyo a la Junta de Go­bierno que ahor­có al pre­si­den­te már­tir de un farol de la Plaza Mu­ri­llo y Ne­ru­da de­di­có ver­sos de elo­gió a los col­ga­do­res. Con esos an­te­ce­den­tes, ¿puede ex­tra­ñar que el PC ar­gen­tino in­te­gra­ra la Unión De­mo­crá­ti­ca al­re­de­dor del Em­ba­ja­dor de EEUU en Bue­nos Aires, Sprui­lle Bra­den?.[7]

El otro ad­ver­sa­rio de lo na­cio­nal po­pu­lar es la so­cial de­mo­cra­cia eu­ro­pea, la que nace en los Con­gre­sos de Áms­ter­dam y St­tut­gart (1904 y 1907). En estos even­tos, los so­cial­de­mó­cra­tas eu­ro­peos, re­pu­dia­dos por Lenin, sos­tu­vie­ron que po­dían ser, al mismo tiem­po, so­cia­lis­tas y co­lo­nia­lis­tas, ya que sus me­tró­po­lis ne­ce­si­ta­ban las ma­te­rias pri­mas de las pe­ri­fe­rias. En la ac­tua­li­dad, los so­cial­de­mó­cra­tas se han con­ver­ti­do en neo­li­be­ra­les re­ci­cla­dos.[8] He­chos con­cre­tos ava­lan esta afir­ma­ción. El ex pri­mer mi­nis­tro de los Paí­ses Bajos, Wim Kok, in­te­gró en años pre­ce­den­tes los di­rec­to­rios de los trusts neer­lan­de­ses ING, Shell y KLM. Su ho­mó­lo­go ale­mán, el ex can­ci­ller, Ger­hard Sch­ró­der, in­cur­sio­nó en el ám­bi­to pri­va­do como pre­si­den­te de la em­pre­sa Nord Stream AG (joint-ven­tu­re Gaz­prom/E.​ON/​BASF/​GDF Suez/Ga­su­nie), con­se­je­ro del grupo pe­tro­le­ro TNK-BP y ase­sor para Eu­ro­pa de Roths­child In­vest­ment Bank. An­ti­guos miem­bros de su ga­bi­ne­te, miem­bros del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta de Ale­ma­nia (SPD), tam­bién cam­bia­ron el traje de fun­cio­na­rio pú­bli­co por el de hom­bre de ne­go­cios: El ex mi­nis­tro del In­te­rior Otto Schi­lly ase­so­ra al trust fi­nan­cie­ro In­vest­corp (Bah­réin), donde se en­con­tró con el can­ci­ller aus­tria­co Wolf­gang Schüssel, el vi­ce­pre­si­den­te de la Con­ven­ción Eu­ro­pea Giu­liano Amato o in­clu­so Kofi Annan, ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU.

Las fi­gu­ras de mayor re­lie­ve del so­cia­lis­mo eu­ro­peo in­ter­vie­nen ac­tual­men­te en de­ci­sión de po­de­ro­sas mul­ti­na­cio­na­les: El ex can­ci­ller aus­tría­co (1986-1997) Franz Vra­nitzky, ad­mi­nis­tra el grupo ca­na­dien­se Magna In­ter­na­tio­nal (equi­pa­mien­to para au­to­mó­vi­les); el ex pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol Fe­li­pe Gon­zá­lez lanzó un fondo de ca­pi­tal de ries­go (Tagua Ca­pi­tal) y forma parte del Con­se­jo de Gas Na­tu­ral; su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Car­los Sol­cha­ga, ase­so­ró a Ci­ti­group y a la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción Fitch (grupo Fi­ma­lac). Los so­cial­de­mó­cra­tas es­can­di­na­vos, a me­nu­do pre­sen­ta­dos como “mo­der­nos”, por opo­si­ción a los so­cia­lis­tas “ar­cai­cos”, no es­ca­pan a esta ten­den­cia: Gro Har­lem Brund-tland(Pe­psi­Co), Thor­vald Stol­ten­berg (East Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment) y Góran Pers­son (JKL Group, fi­lial de Pu­bli­cis) pa­sa­ron al sec­tor pri­va­do antes de re­co­rrer, en al­gu­nos casos, el ca­mino in­ver­so. Las fi­nan­zas tie­nen, pues, ros­tros, nom­bres y ape­lli­dos: Se los puede ver desde hace mucho tiem­po en los pa­si­llos del poder, y mu­chos de ellos son “so­cial­de­mó­cra­tas”.[9]

La prin­ci­pal fi­lial bo­li­via­na de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea fue el MIR, del ex Pre­si­den­te Jaime Paz Za­mo­ra, en cuya ges­tión se apro­bó sin ob­ser­va­cio­nes el Con­ve­nio 169 de la OIT. Hoy, el par­ti­do más re­le­van­te de la opo­si­ción, el Mo­vi­mien­to Sin Miedo (MSM), del ex al­cal­de Juan del Gra­na­do, se iden­ti­fi­ca con la so­cial­de­mo­cra­cia.[10] Sería un error, sin em­bar­go, con­fun­dir go­bier­nos so­cial­de­mó­cra­tas con dic­ta­du­ras, sobre todo en re­gio­nes pe­ri­fé­ri­cas. La so­cial de­mo­cra­cia, si bien en­mas­ca­ra su su­mi­sión a los im­pe­ria­lis­mos de oc­ci­den­te, al de­fen­der, así sea en teo­ría, la de­mo­cra­cia for­mal, per­mi­te, en mayor o menor grado, el ejer­ci­cio de de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des po­lí­ti­cas que mu­chas veces sir­ven de apoyo para que los mo­vi­mien­tos na­cio­na­les y po­pu­la­res pue­dan re­abrir los pro­ce­sos li­be­ra­do­res. Lo na­cio­nal po­pu­lar no re­cha­za la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia es­gri­mi­da por la so­cial de­mo­cra­cia. Lo que busca es pro­fun­di­zar­la y des­po­jar­la de ele­men­tos alie­nan­tes (uso irres­tric­to de fi­nan­cia­mien­tos fo­rá­neos sin fis­ca­li­za­ción al­gu­na), que evi­tan que se al­can­ce la au­to­de­ter­mi­na­ción na­cio­nal y la­ti­noa­me­ri­ca­na que re­quie­ren nues­tros pue­blos. La in­com­pren­sión de lo na­cio­nal po­pu­lar al­can­za a Gar­cía Li­ne­ra, co­no­ci­do por su ines­ta­bi­li­dad ideo­ló­gi­ca, quien ha afir­ma­do que el na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio busca “en­te­rrar con una nueva loza ca­te­go­rial (sic: la pa­la­bra ca­te­go­rial no exis­te) la vi­go­ro­sa cul­tu­ra, raíz so­cial y auto iden­ti­fi­ca­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios”.[11] Lo que AGL no dice es que en tanto lo na­cio­nal po­pu­lar y el in­di­ge­nis­mo no su­pe­di­ta­do a las ONGs estén en­fren­ta­dos, el pro­ce­so de li­be­ra­ción ca­re­ce de des­tino. A esta con­clu­sión pa­re­ce haber lle­ga­do el Mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, Juan Ramón Quin­ta­na, a quien preo­cu­pa la ur­gen­cia de “cons­truir ciu­da­da­nía en los te­rri­to­rios in­dí­ge­nas… La ne­ce­si­dad de en­fren­tar los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les pasa, dijo la au­to­ri­dad, por re­sol­ver el dé­fi­cit de es­ta­ta­li­dad en los te­rri­to­rios in­dí­ge­nas, éste es uno de los ma­yo­res desa­fíos que ten­dre­mos en los pró­xi­mos 50 años, por­que es un dé­fi­cit de la co­lo­nia­li­dad y la re­pú­bli­ca y tam­bién es un gran desa­fío en la cons­truc­ción del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal… La es­ta­ta­li­dad te­rri­to­rial en te­rri­to­rios in­dí­ge­nas im­pli­ca una trans­for­ma­ción de esta ló­gi­ca es­ta­tal, que se acos­tum­bró a cons­truir ciu­da­da­nía en los nú­cleos ur­ba­nos y en las pe­ri­fe­rias; hoy el gran desa­fío es cons­truir ciu­da­da­nía, cons­truir uni­ver­sa­li­dad cí­vi­ca-ciu­da­da­na en los te­rri­to­rios in­dí­ge­nas; éste será uno de los ma­yo­res desa­fíos del Es­ta­do”.[12] No im­por­ta que Quin­ta­na de­no­mi­ne a la cons­truc­ción de ciu­da­da­nía una tarea plu­ri­na­cio­nal. Lo real es que el Mi­nis­tro de Evo Mo­ra­les ha res­ca­ta­do un im­por­tan­te plan­tea­mien­to de lo na­cio­nal po­pu­lar en el país.

Para que el Fren­te Na­cio­nal re­cu­pe­re el rumbo de la Re­vo­lu­ción Na­cio­nal (la ar­ti­cu­la­ción indo mes­ti­za), los ideó­lo­gos del in­di­ge­nis­mo deben acla­rar su con­fu­sión en torno a lo cuan­ti­ta­ti­vo y cua­li­ta­ti­vo de sus plan­tea­mien­tos. En efec­to, si el ha­blar una len­gua di­fe­ren­te es el único re­qui­si­to para ser na­ción, ¿puede exis­tir una na­ción de 500 per­so­nas, de 200, de 50 o de 2? ¿Cómo se lo­gra­rá la de­li­mi­ta­ción de te­rri­to­rios an­ces­tra­les su­per­pues­tos con de­par­ta­men­tos, te­rri­to­rios in­dí­ge­nas, ori­gi­na­rios, cam­pe­si­nos, de­par­ta­men­tos, mu­ni­ci­pios y otras co­mu­ni­da­des? Cómo evi­tar in­ter­mi­na­bles co­li­sio­nes entre ellas? La pre­gun­ta es vá­li­da tam­bién en cuan­to al uso de idio­mas, jus­ti­cias co­mu­ni­ta­rias, au­to­de­ter­mi­na­ción y de­re­chos sobre re­cur­sos na­tu­ra­les. Los Es­ta­dos na­cio­na­les, con el re­co­no­ci­mien­to pleno de los pue­blos in­dí­ge­nas, no de­pen­dien­tes de fi­nan­cia­mien­tos fo­rá­neos, es el único es­ce­na­rio capaz de in­cor­po­rar a la so­cie­dad en su con­jun­to va­lio­sos apor­tes del in­di­ge­nis­mo, como el “Vivir Bien”, la im­por­tan­cia de la re­ci­pro­ci­dad, el res­pe­to a la otre­dad y la pre­ser­va­ción del medio am­bien­te. El caos ori­gi­na­do en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te se debió a que no fue pre­ce­di­do de un pro­ce­so pre-cons­ti­tu­yen­te, en el que los ac­to­res so­cia­les de­ba­tan, con pro­fun­di­dad y sin pre­mu­ra, la nueva or­ga­ni­za­ción del país. Los de­ba­tes de­bie­ron cul­mi­nar en acuer­dos sec­to­ria­les pro­gre­si­vos, hasta con­tar con un de­no­mi­na­dor común, que uni­fi­que al país y lo pro­yec­te al fu­tu­ro. Es el mo­men­to de rec­ti­fi­car el error y abrir el pro­ce­so pre cons­ti­tu­yen­te que las ONGs im­pi­die­ron que se rea­li­za­ra.

Sobre el autor:

Este texto forma parte de mi libro La Luz en el Tunel: Las Lídes Ideológicas de la Izquierda Nacional Boliviana.
NOTAS BIBLIOGRAFICAS

1- Juan Pablo Feinmann: “Peronismo: Filosofía Política de una Persistencia Argentina”. Tomo I. Segunda Edición. “Planeta”. Buenos Aires, 2010. Página 255.

2- http://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_del_Opio.

3- Jorge Abelardo Ramos: “La Historia de la Nación Latinoamericana”. Tomo II, . de la N. L. Tomo II. A. Peña Lillo Editor SRL. Segunda edición. Agosto 1973. Buenos Aires – Argentina. Páginas 286, 287 y 288.

4- Roberto A. Ferrero: “Nacionalización y Enajenación del Socialismo

5- Latinoamericano”. Alcira Editora 2010. Córdoba – Argentina. Página 233.

6- Ramos (Ob. Cit), Página 244.

7- Ferrero (Ob. Cit). Páginas 225, 235 y 236.

8 – Ferrero. Ob. Cit. Página 237.

9 – James Petras “El Mercurio digital”, 19-09-12.

Geffrey Geuens:http://www.rojoynegro.info/articulo/ideas/los-mercados-tienen-nombre-apellidos-muchos-ellos-son-socialdemocratas.

MSM: “Tesis Ideológicas. Segunda Parte. Edición: Secretaría Política Permanente MSM. La Paz. Junio de 2012. Página 38.

AGL: Ob. Cit. Página 77.

Periódico “La Razón”, 20-10-12.

 

Texto completo en:

http://www.izquierdanacional.org/soclat/articulos/pugna_de_modelos_civilizatorios_indigenismo_o_estados_continente/

Comparte nuestras noticias en las Redes

Submit a Comment

Facebook

}