Piden que Médicos Sin Fronteras se instale en Salta para hacer frente a “la crisis humanitaria del pueblo Wichí”

La Red Universitaria de Ambiente y Salud (REDUAS) y un grupo de caciques de las comunidades wichis, pidieron que la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) que lleve adelante una Misión Humanitaria en la provincia de Salta para hacer frente a la “crisis humanitaria del pueblo Wichi”.

REDUAS argumenta, en ese sentido, que hay “seis niños muertos de desnutrición en menos de un mes y 26 internados por desnutrición crónica solamente en el Hospital de Tartagal”.

“La población Wichi, Qom, Iyojwa’ja y  Niwaclé que habita desde siempre el este y noreste de Salta y el oeste de Formosa y Chaco se encuentra en CRISIS HUMANITARIA crónica desde hace años, situación que se profundizó en forma de catástrofe en los últimos 10 años en que el agronegocio desmontó 1.200.000 hectáreas del bosque salteño que ocupaban armoniosamente estas poblaciones”, denuncia la declaración de la Red Universitaria de Ambiente y Salud (REDUAS) sobre las razones de la situación de estos pueblos originarios.

Agrega que “sin monte que les de refugio y alimentos, se acumulan en pueblos y villorrios sin agua, sin alimentos y con profundas dificultades para adaptarse a la nueva situación. Estos pueblos han sido históricamente cazadores-pescadores-recolectores y requieren de nuestra sociedad un trato humanizado con contenido intercultural y de género”.

Explica que “la situación sanitaria es gravísima, el hambre y el estrés del despojo para un pueblo tan manso, es terriblemente traumatizante, la desnutrición es generalizada, y niños con marasmo y kwashiorkor al estilo africano se detectan en casi todas las comunidades”.

Dice que “esta crisis humanitaria es similar a la de los refugiados africanos en Europa y peor aún. La respuesta del Estado nacional y el Estado provincial ha sido totalmente insuficiente para ayudar a los pueblos nativos despojados de sus bosques. Incluso el gobierno de (Juan Manuel) Urtubey siguió autorizando desmontes a favor de grandes grupos sojeros en el lugar y sus equipos de salud en el terreno son muy escasos y no cuentan con recursos suficientes ni capacidad para enfrentar la crisis humanitaria”.

Por último, afirma que “la única posibilidad es que una organización humanitaria honesta, eficiente e imparcial como MSF se instale en la zona y desarrolle acciones de contención sanitaria y de infraestructura básica, hasta que los argentinos podamos reconocer y dar una respuesta al problema que nuestro sistema productivo está generando a esta población que se estima entre las distintas etnias de casi 100.000 personas”.